Cubanos inquietos por plan para unificar monedas

No Comentado

Cuba se encuentra planificando un nuevo modelo económico en la isla, para ello uno de los primeros pasos es unificar sus monedas, considerada una de las reformas más complicadas en el camino del Gobierno para renovar los ánimos de la alicaída economía cubana, pero la falta de información suministrada por el gobierno tiene inquietos a los cubanos.

Los analistas económicos observan con buenos ojos el plan y coinciden en afirmar que el doble sistema monetario y los tipos de cambios fijos hacen que la economía se estanque por completo, ocultan prácticas ineficientes del estado, hacen complicado el comercio, torpedea nuevas iniciativas económicas y dificultan la contabilidad real de la economía.

Las resoluciones que describen las medidas financieras y contables fueron publicadas este mes, pero sin una fecha determinada para empezar su implementación. Mientras no llegue el día en el cual se unifiquen las monedas, el Estado estará impartiendo cursos a dirigentes y contadores de forma tal estén completamente actualizados para dicho suceso.

Desde el año 2003 en Cuba se han estado usando dos monedas: el peso cubano (CUP), con el cual se realizan los pagos de salarios, y el peso convertible (CUC), que se utiliza principalmente  en la industria del turismo, el comercio exterior, restaurantes de lujo y tiendas que venden productos importados.

Según el propio gobernante de la isla, Raúl Castro, el sistema actual es uno de los “obstáculos más importantes para el progreso”. Como parte de su paquete de reformas para modernizar la economía del antiguo y desfasado estilo soviético, Castro ha dicho que el peso cubano se mantendrá y el CUC será eliminado completamente de la economía nacional.

En Cuba prácticamente toda la economía se encuentra en manos del Estado y la mayoría de los precios están regulados, es decir, tienen precios fijos. Las empresas están obligadas a cambiar la moneda convertible al Gobierno con una tasa oficial de 1 por dólar, y el CUC se ha apreciado durante años a 25 pesos cubanos en las casas de cambio estatales que atienden al público.

La eliminación del uso de las dos monedas y los tipos de cambios es la decisión más difícil y socialmente inquietante de las reformas orientadas al mercado que realiza Castro, concuerdan la mayoría de los economistas. De igual forma, se espera que uno de los efectos negativos que tendrá dicha medida sea un gran impacto en la inflación y en los salarios de la clase trabajadora.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)