La Sareb quiere vender 42.500 viviendas

No Comentado

 La Sareb quiere vender 42.500 viviendas

La Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) se propone  vender unas 42.500 viviendas en los próximos cinco años, es decir, la mitad de su cartera de inmuebles.

El Consejo de Administración de Sareb ha aprobado el pasado miércoles el plan de negocio que regirá en los 15 años de vida de la entidad, en el que recoge la información detallada sobre la cartera de activos adquiridos –del Grupo 1 (Bankia, Catalunya Banc, NCG Banco- Banco Gallego y Banco de Valencia) y del Grupo 2 (Liberbank, BMN, CEISS y Caja3), aunque con mayor detalle en el primer caso–, así como las características de las emisiones de deuda garantizada y deuda subordinada.

En el plan de negocio aprobado, que recoge las guías generales sobre las que descansará el proceso de desinversión de la cartera de Sareb, que consta actualmente de activos por importe de 50.449 millones de euros, se contempla que las tres cuartas partes de los ingresos procedan de la venta de activos inmobiliarios, y el resto por la vía de los préstamos.

En los cinco primeros años de vida, la Sareb tiene previsto vender prácticamente la mitad de su cartera de viviendas, unas 42.500 unidades. Igualmente, prevé que una parte de las viviendas se destinen al mercado de alquiler.

Asimismo, el plan contempla una rentabilidad acumulada para los accionistas de entre el 13 y el 14 por ciento, similar a la que establecía el documento inicial.

La aprobación del plan de negocio supone un paso importante en la corta historia de Sareb, y permite a la sociedad concentrarse a partir de ahora en la gestión de sus activos, una vez completada su estructura de capital y cerrada la composición de su accionariado.

Además, la aprobación da cumplimiento a una de las recomendaciones formuladas por el FMI y la Comisión Europea que, en su último informe sobre la reestructuración bancaria española, valoraban la importancia de un plan de negocio “robusto y creíble” para cimentar el éxito de Sareb.

El Consejo de Administración también ha aprobado la Política de Conflictos de Intereses y de Operaciones Vinculadas, que tiene por objetivo “preservar en todo momento el interés de la compañía en la toma de decisiones por parte de los órganos de gobierno de la entidad”.

Según indica el Sareb, esta política va más allá de “las exigencias de abstención que impone la Ley de Sociedades de Capital, dado que impide además que los consejeros afectados por un conflicto de interés puedan acceder a la información de la operación o decisión que está en discusión”.

Por otro lado, el organismo ha establecido un sistema de comunicación periódica de actividades, para detectar y prevenir conflictos potenciales.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)