Los bancos podrían aliarse para defenderse de Apple y Facebook

Comment Off

Los bancos podrían aliarse para defenderse de Apple y Facebook

Las entidades españolas estudian medidas para competir con las bigtech. Fuentes cercanas a la Asociación Española de Banca (AEB) señalan que el sistema bancario “se caracteriza por la elevada competencia entre sus componentes”, pero reconocen que algunas entidades estudian alianzas (joint ventures) e inversiones conjuntas relacionadas con nuevas tecnologías o nuevos modelos de negocio. Los bancos aspiran a solventar una de sus mayores desventajas con respecto a gigantes como Apple, Google o Amazon: la potencia inversora.

El lanzamiento, por parte de Apple, de una tarjeta de crédito (Apple Card) o el desarrollo de una criptomoneda (Libra) por parte de Facebook son algunos de los ejemplos de la tendencia que el sector financiero considera inevitable: la entrada de las grandes compañías tecnológicas en el mercado bancario. La banca piensa plantar batalla.

Los bancos, durante una reunión consideraron la ventaja de unirse dos o más grupos bancarios en un mismo proyecto: los recursos disponibles serían mayores y, por lo tanto, se lograría “reducir el diferencial de capacidad” que el sector padece frente a las grandes plataformas tecnológicas globales, añaden.

La banca también planea realizar una explotación más intensa de “los datos bancarios ya existentes”, según estas fuentes del sector. Una de las fortalezas de Google o Facebook es la capacidad de manejar cantidades masivas de información de sus usuarios (big data), lo que les permite extraer predicciones y tendencias de mercado.

En el sector bancario, pese a no disponer de bases de datos tan masivas, reconocen que hay información incluso de mayor valor que no se ha aprovechado en toda su capacidad.

Algunos bancos españoles explorarán una tercera medida para plantar batalla a las grandes tecnológicas negociando la venta de sus servicios bancarios a plataformas globales. Es decir, actuar como proveedores de forma conjunta para ganar peso respecto a los grandes del sector tecnológico. Esta opción permitiría agrupar la oferta de los bancos y desincentivaría la capacidad de los gigantes digitales para desarrollar una posición dominante.

El sector bancario español confía además en que los reguladores europeos atenderán en los próximos meses su demanda de suavizar el tratamiento regulatorio que tiene la inversión tecnológica y en software para las entidades.

Sobre el autor

Artículos Relacionados