Reino Unido anuncia un nuevo régimen arancelario

Comment Off

Reino Unido anuncia un nuevo régimen arancelario

Reino Unido ha anunciado la puesta en marcha de un nuevo régimen arancelario post-Brexit, con el objetivo de reemplazar el arancel externo de la Unión Europea.

De acuerdo con lo que ha informado el Gobierno británico, se va a mantener un gravamen del 10% sobre los automóviles y los aranceles sobre productos agrícolas como el cordero, la carne de vacuno y las aves de corral.

Después de décadas bajo la política comercial de la Unión Europea, Reino Unido se está embarcando en la negociación de acuerdos de libre comercio con países de todo el mundo y a principios de este mes inició negociaciones formales con Estados Unidos.

Las autoridades están trabajando para alcanzar acuerdos comerciales que cubran el 80% del comercio británico en un plazo de tres años, pero el nuevo régimen arancelario se aplicará a los países con los que no tiene ningún acuerdo.

El Gobierno ha explicado que el nuevo régimen, conocido como Arancel Global del Reino Unido (UKGT, por sus siglas inglesas), sería más simple y barato que el Arancel Externo Común de la UE (EU CET). Además, eliminará todos los aranceles inferiores al 2% y simplificará la estructura de los aranceles restantes.

Liz Truss, la secretaria de Comercio Internacional, ha señalado que “el nuevo Arancel Global beneficiará a los consumidores y hogares del Reino Unido al reducir la burocracia y el coste de miles de productos cotidianos”.

Con el nuevo régimen, los aranceles se eliminarían en una amplia gama de productos. El Gobierno ha detallado que, por ejemplo, el 60% del comercio entrará en el Reino Unido libre de aranceles según los términos de la OMC o a través del acceso preferencial existente a partir de enero de 2021.

Reino Unido tiene previsto mantener los aranceles sobre una serie de productos que apoyan las industrias del país, como son la agricultura, el sector automovilístico y la pesca. Y va a eliminar los aranceles sobre importaciones valoradas en 30.000 millones de libras (33.513 millones de euros) que entran en las cadenas de suministro británicas.

Sobre el autor

Artículos Relacionados