La construcción en España cae un 5,8% en marzo

Comment Off

La construcción en España cae un 5,8% en marzo

Los datos de la oficina de estadística europea Eurostat han reflejado que la producción del sector de la construcción en España registró un descenso del 5,8% en marzo de 2019 con respecto al mismo mes del año anterior, siendo la mayor caída de la UE, junto con la de Bélgica (-3,6%) y la de Eslovaquia (-1,7%).

Eurostat muestra que el descenso en la producción en construcción en España se acentuó tras caer un 4,4% en febrero y un 2,2% en enero en términos interanuales. De esta manera, suma tres meses a la baja.

Esta cifra de marzo contrasta con la media de la UE-28, que en ese mes registró un ascenso del 5,8% para este sector, y de la eurozona, en la que aumentó un 6,3%.

Por otra parte, entre enero y marzo de 2019, la actividad de construcción en España bajó un 4,3% en comparación con el mismo periodo de 2018.

En el caso de la UE-28, la producción en este sector creció un 4,6%, y en la eurozona repuntó un 4,9% en los primeros tres meses del año.

Por ramas de actividad, en la UE-28 la edificación subió un 3,6% en el primer trimestre con respecto al mismo periodo del año anterior y la obra civil lo hizo un 9,6%. En el caso de la UE-19, la actividad de edificación avanzó un 4,4% en el primer trimestre del año y la obra civil creció un 8,6%.

En tasa intertrimestral, la producción de la construcción española retrocedió un 2,7% en el primer trimestre de 2019, a diferencia de los ascensos que se produjeron de media tanto en la eurozona (+2%) como en la UE-28 (+2,2%).

Los españoles son los ciudadanos de la Unión Europea que más pagan por la electricidad y el gas. Es más, esa diferencia con el resto de países de la unión es cada más más acusada, según los datos del último semestre de 2018 publicados por Eurostat.

Según informa El Confidencial, España cerró 2018 con el precio del kilovatio-hora para los hogares en 0,1947 euros de media sin contar impuestos, lo que supone una cantidad nunca vista anteriormente. El efecto es más acusado para aquellos usuarios que menos consumen, dado que en España se paga un alto porcentaje de gastos fijos que no dependen de la cantidad de electricidad gastada.

Sobre el autor

Artículos Relacionados