La prima de riesgo española rebasa los 160 puntos básicos

Comment Off

 

La prima de riesgo española rebasa los 160 puntos básicos

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años, en comparación con sus homólogos alemanes, se situaba este miércoles por encima de los 160 puntos básicos.

Esta cifra representa la mayor diferencia desde principios de 2017 entre la rentabilidad exigida en los mercados secundarios a la deuda española respecto del ‘bund’, después del anuncio del Gobierno de las medidas de estímulo para abordar la crisis del coronavirus.

En el caso del bono español con vencimiento a diez años, la rentabilidad ofrecida a los inversores subía con fuerza este miércoles, hasta alcanzar el 1,38%, en máximos desde principios de 2019, mientras que en el caso del ‘bund’, el interés se situaba en el -0,25%, con un diferencial entre ambas referencias de 163 puntos básicos.

Asimismo, la subida de los costes de financiación también eran llamativos en el caso de Italia, cuyo bono a diez años llegaba a ofrecer una rentabilidad del 2,99%, aunque se relajaba posteriormente al 2,91%, después de despedir la jornada de ayer en el 2,36%.

De este modo, la prima de riesgo italiana se mantiene al alza y por encima de los 300 puntos básicos a pesar de los intentos desde el Banco Central Europeo (BCE) de minimizar el impacto de las palabras de Christine Lagarde en la rueda de prensa del pasado jueves, que alimentaron el temor a la fragmentación de las primas de riesgo en la eurozona.

De hecho, tras las declaraciones del gobernador del Banco Central de Austria, Robert Holzmann, dando a entender que el BCE ha agotado su capacidad de respuesta, el organismo se ha visto forzado a emitir un comunicado en el que asegura que está listo para ajustar todas sus medidas de la manera más apropiada en el caso que sea necesario por la propagación de la epidemia de coronavirus.

Asimismo, afirmó que cuenta con el respaldo unánime de los miembros del Consejo de Gobierno de la institución para intervenir con el objetivo de salvaguardar la transmisión de su política monetaria en todos los países.

Los bancos han escuchado la llamada del BCE de inyectar recursos al sistema bancario para mantener el flujo de crédito a una economía real paralizada y han solicitado casi 110.000 millones de euros.

Se trata de la mayor demanda de liquidez de la banca desde 2011, según los registros que mantiene el propio BCE. Hasta 110 entidades han participado, con volúmenes muy heterogéneos, de la subasta de acceso al préstamo del BCE, que presenta un interés anual del -0,5%. Es decir, las entidades obtendrán beneficio por el simple hecho de pedir dinero al organismo.

Estos recursos no tendrán que ser devueltos hasta el 24 de junio, fecha en la que el organismo tendrá listo su verdadero estímulo: inyecciones de liquidez masivas (conocidas como TLTRO III) con vencimiento a tres años y con un tipo de interés nunca antes visto, del -0,75%, condicionado eso sí, a que se mantenga el crédito, en especial a las pymes, más vulnerables.

Sobre el autor

Artículos Relacionados