Moody's rebaja la calificación de la deuda argentina

No Comentado

 

Moody's rebaja la calificación de la deuda argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La deuda de Argentina nominada en dólares ha sido rebajada recientemente por la agencia de calificación Moody’s.

La agencia anunció este lunes la rebaja de “B3” a “Caa1”, debido a la caída de las reservas internacionales de Argentina, ubicando al país en el quinto peor de los 22 de su escala, por las “inconsistentes” políticas económicas del país.

A través de un informe, la agencia considera “un riesgo clave” la reducción de las reservas del Banco Central de Argentina, que han caído de 52.000 millones de dólares (37.300 millones de euros) en 2011 hasta menos de 28.000 millones de dólares (20.100 millones de euros) en febrero pasado.

Moody’s consideró que el país presenta ahora un “riesgo aumentado de no cumplir con sus obligaciones de deuda en moneda extranjera”. “Argentina no tiene acceso a los mercados internacionales, por lo que necesita sus reservas para pagar las obligaciones de deuda en moneda extranjera”, explicó la agencia calificadora en el texto.

Asimismo, Moody’s apunta también a la “muy alta inflación”, que calcula que “se disparará muy por encima de 25%” en este año, lo que podría tener “un impacto negativo” en las tasas de crecimiento, por las medidas de enfriamiento de la economía utilizadas para frenar la escalada de precios.

Moody’s mantiene la calificación en “perspectiva estable” para los próximos meses, ya que prevé que la caída de las reservas se frenará en el corto plazo.

Entre lo positivo, la medidora de riesgos considera “un buen paso” el inicio de las negociaciones por la deuda impagada al Club de París, que comenzarán formalmente el próximo 26 de mayo.

Gabriel Torres, analista de Moody’s, describió que las reservas trasandinas disminuyeron “casi en caída libre”, “lo que vamos a estar observando más que cualquier otra cosa son las reservas”, señaló el experto.

Entre los problemas de la economía argentina, Moody’s mencionó la persistente inflación, los desequilibrios fiscales, el impacto negativo para el crecimiento de las altas tasas de interés del banco central, y la rápida depreciación del peso argentino.

“Los desafíos políticos también reducen el margen de maniobra del gobierno, con los sindicatos resistiendo los esfuerzos oficiales para mantener los aumentos de salarios por debajo de la expectativa inflacionaria”, advirtió la agencia calificadora.

Argentina asistió en los últimos meses a un aumento generalizado de precios, especialmente desde enero, cuando el peso se devaluó un 18% frente al dólar.

Recientemente, el Gobierno argentino dio a conocer una inflación de 3,4% en febrero, 0,3 puntos porcentuales inferior a la de enero, según el nuevo Índice de Precios elaborado con asesoramiento del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)