La criptomoneda catalana Croat cumple un año

Comment Off

 

La criptomoneda catalana Croat cumple un año

La criptomoneda catalana Croat cumplió el pasado miércoles 15 su primer aniversario y, por ello, su comunidad de usuarios ha organizado diversas acciones para celebrarlo y dar a conocer la divisa, a la que auguran un futuro espléndido: “Aspiramos a alcanzar el 10% del PIB catalán en tres años, que es el equivalente a 24 millones de capitalización”.

El portavoz del grupo ‘Primer aniversario de la comunidad de usuarios Croat’ y activista para la divulgación de la moneda, Josep Lluís Martínez, ha explicado que la divisa cuenta con muy buena salud y que está preparada para sobrevivir en un futuro lejano: “Todo apunta a que tendremos el éxito por el que estamos trabajando”.

Igual que el creador del Bitcoin, que permanece en el anonimato bajo el nombre de Satoshi Nakamoto desde el nacimiento de la moneda (2009), los desarrolladores del Croat no quieren, por el momento, revelar su identidad, por lo que han delegado su representación a un embajador, Gerard Duelo.

Un año después de su lanzamiento, hay 47 millones de Croats en circulación de los 100,4 millones totales, cuyo minado está previsto que acabe en cuatro años, algo que contrasta con los 21 millones de monedas del Bitcoin, cuya emisión está prevista que acabe en 2140.

El sistema de minado libera un bloque de Croats cada 60 minutos, y actualmente hay cerca de 100 mineros registrados y 50 negocios donde se puede pagar con esta moneda, aunque Martínez explica que tanto el número de establecimientos como el de mineros es indeterminado porque muchos no están registrados y se puede minar desde fuera de Cataluña.

“El minado es similar al del Bitcoin, y su funcionamiento se denomina ‘por prueba de esfuerzo’, que quiere decir que éste depende de la potencia de procesamiento de los equipos”, ha detallado.

Martínez explica que la idea del Croat le sedujo por su vocación global y catalana al mismo tiempo, además por la economía alternativa que supone el uso de criptomonedas: “Me interesó porque el mundo está evolucionando, y la banca está teniendo problemas”.

“Lo que sí está demostrado es que en tiempos de crisis el proceso inflacionario de los países emergentes, que son los que se vuelcan más en las criptomonedas, no sufre tanto. Nos tenemos que proteger ante lo que venga”, ha razonado. Martínez cree que su naturaleza descentralizada la convierte en la moneda de la gente: “Eliminamos intermediarios y empoderamos la economía. Es algo que está pasando en muchos países africanos y del mundo árabe”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados