El FROB reduce sus pérdidas en 2018

Comment Off

El FROB reduce sus pérdidas en 2018

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) redujo sus pérdidas en 2018 hasta los 905 millones de euros, casi un 5% menos que en el año anterior.

Desde el organismo han explicado que este resultado se debe a los deterioros registrados por la valoración contable de sus participadas.

El activo en 2018 fue de 10.936 millones de euros y el pasivo de 11.404 millones de euros, por lo que el patrimonio neto del FROB ha obtenido un resultado negativo de 469 millones de euros.

Desde el FROB han indicado que el activo del balance recoge las participaciones en BFA y la inversión en Sareb, además de la posición de tesorería. En el pasivo, el FROB se financia mediante el préstamo recibido del Tesoro, cuyo saldo al cierre del ejercicio ascendía a 10.456 millones de euros.

De acuerdo a lo que ha detallado el FROB, este balance hace que el resultado financiero sea recurrentemente negativo, porque los activos no generan ingresos financieros suficientes para compensar el gasto.

En relación a la valoración de sus participadas, “el FROB ha procedido a estimar el valor recuperable de su participación en el Grupo BFA, para lo que ha comparado el valor contable de BFA registrado por el Fondo al cierre del ejercicio anterior con el patrimonio neto consolidado del grupo BFA (corregido por los intereses minoritarios) y reflejado en sus cuentas anuales consolidadas, más las plusvalías tácitas de fácil realización de la cartera de renta fija”.

El resultado ha sido un impacto negativo en cuenta de resultados de 297 millones de euros, que contrasta con el impacto positivo de 60 millones de 2017, después de la aprobación de la fusión por absorción de BMN por parte de Bankia.

Por otro lado, el FROB ha registrado un deterioro de su inversión en Sareb por 382 millones de euros correspondiente a la deuda subordinada suscrita, como consecuencia de la comparación del valor en libros del FROB al cierre del ejercicio anterior con el valor actual de la previsión de flujos de efectivo futuros a recibir por el organismo, considerando las proyecciones de recuperación obtenidas del plan de negocio aprobado por la compañía.

Sobre el autor

Artículos Relacionados