Errores en el rescate a Chipre

No Comentado

 Errores en el rescate a Chipre

Olli Rehn, vicepresidente económico de la Comisión Europea, ha reconocido la existencia de errores en la gestión del rescate a Chipre, en concreto la falta de una garantía para los fondos de menos de 100.000 euros desde el comienzo de la operación.

“El enfoque seguido en Chipre no debe verse como un modelo para ninguna actividad futura. De hecho, no hay modelos como tales. Aunque los programas (de rescate) tienen similitudes, cada uno se ajusta a las necesidades del país en cuestión”, ha sostenido Rehn en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara.

“Grecia, Irlanda, Portugal y España tenían cada uno condiciones muy específicas, que se han tenido en cuenta en los programas diseñados”, ha agregado.

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario ha admitido que “el proceso que nos llevó a este acuerdo (sobre Chipre) ha sido muy difícil y no exento de errores” y ha atribuido los problemas a que se han utilizado “instrumentos que todavía no se habían comprado” y a la “enorme presión del tiempo”. “El margen de maniobra era muy limitado y la falta de acuerdo hubiera sido lo peor para todos”, ha alegado en respuesta a las críticas de la Eurocámara.

Los portavoces de los principales grupos políticos ha criticado la mala comunicación que el Eurogrupo hizo sobre el rescate, y han atacado a la Comisión por considerar que no defendió desde el principio a los depositantes con menos de 100.000 euros. Además, el líder de los socialistas, Hannes Swoboda, ha dicho que el Consejo, y en particular Alemania, se han comportado “de forma casi colonial” en Chipre.

Rehn ha considerado “muy importantes” las críticas de los eurodiputados sobre el carácter “difícil” y “complejo” de las estructuras de toma de decisiones en la eurozona y ha dicho que es necesario “intensificar la reforma” de la unión monetaria para resolver estos problemas.

El Ejecutivo comunitario hubiera preferido “un ajuste más gradual del sistema bancario chipriota y de la economía real”, ha sostenido el comisario. No obstante, los Estados miembros sólo estaban dispuestos a aportar un máximo de 10.000 millones de euros a Nicosia y “este tope limitó severamente las opciones disponibles”.

Asimismo, Rehn ha reconocido que las restricciones de capital que las autoridades chipriotas impusieron para impedir la fuga de capitales, provocaron una “limitación muy seria a la libre circulación de capitales”. “Por ello, la Comisión garantizará que estas medidas no duren más de lo estrictamente necesario”, ha señalado.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter