El BOE publica la nueva ley hipotecaria

Comment Off

El BOE publica la nueva ley hipotecaria

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado el pasado fin de semana la nueva ley de créditos inmobiliarios, aprobada por el Congreso de los Diputados en febrero, y que, tal y como se fijó entonces, entrará en vigor dentro de tres meses, con el objetivo de facilitar la adaptación de la banca y sus sistemas informáticos.

La nueva ley, entre otros cambios, establece que las entidades financieras serán las responsables de pagar la factura de notarios, registradores o la inscripción de las garantías, en lugar de hacerlo el cliente.

Esta reforma, que tiene su origen en una directiva que España debía haber transpuesto antes del 21 de marzo del año 2016 y por cuya demora Bruselas amenazaba con sancionar al país con 105.991,6 euros diarios de multa, hará recaer la mayoría de los costes de formalización de la hipoteca en el banco.

Así, entre otras cuestiones, el cliente deberá cargar aún con el coste de la tasación, pero ya no tendrá que soportar los costes de notario o registro, ni del impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), que los sufragará la entidad financiera.

La nueva ley acabará también con la regla que permitía a un banco iniciar el proceso de reclamación de la deuda cuando se acumulasen tres cuotas de amortización sin pagar, y lo sustituye por un mecanismo más favorable para el consumidor donde será necesario que la familia haya acumulado 12 impagos o el 3% del capital concedido sin abonar para lanzar el proceso. Esa regla rige en la primera mitad de vida del préstamo. Para la segunda mitad, el impago tendría que acumular 15 meses sin sufragar la cuota o haber acumulado una deuda impagada equivalente al 7% del préstamo recibido.

Por otra parte y bajo el objetivo de mejorar la comercialización, fija procedimientos para garantizar que el cliente sabe realmente lo que contrata a fin de acabar también con la alta litigiosidad, exigirá al banco un estudio de solvencia del cliente antes de otorgarle préstamo o le obligará señalizar, incluso, de manera clara y con diferente tipografía las cláusulas más conflictivas.

La ley limitará también los intereses moratorios, obliga a la conversión de las hipotecas multidivisa y topa las comisiones de amortización anticipada cuando el repago se produce antes de lo estipulado.

Sobre el autor

Artículos Relacionados