23.7 C
Madrid
martes, julio 27, 2021
Inicio Economía y Finanzas La situación patrimonial de hogares y sociedades no financieras empeoró en 2020

La situación patrimonial de hogares y sociedades no financieras empeoró en 2020

 

La situación patrimonial de hogares y sociedades no financieras empeoró en 2020

Según reflejan las Cuentas Financieras de la Economía Española, la situación patrimonial de hogares y sociedades no financieras de España empeoró en 2020, al incrementarse las ratios de endeudamiento de ambos sectores respecto al PIB, rompiendo así la tendencia de los últimos años.

Así se desprende del Artículo Analítico ‘Evolución de los flujos y de los balances financieros de los hogares y de las empresas no financieras en 2020’ publicado por el Banco de España este jueves, en el que se explica que este repunte de las ratios de endeudamiento se debe al retroceso de las rentas y, en el caso de las empresas, también por el importante avance de los préstamos bancarios.

Las Cuentas Financieras de la Economía Española revelan que en 2020 la evolución de los balances y de las operaciones financieras estuvo muy condicionada por la crisis sanitaria, social y económica, así como por las medidas extraordinarias de política económica (monetarias, fiscales y financieras) adoptadas para mitigar sus efectos.

Así, dado que la renta de las familias se contrajo en mayor medida, su ratio agregada de deuda sobre la renta bruta disponible aumentó en 2,1 puntos porcentuales, hasta el 94,8%, lo que quebró la tendencia descendente de los años anteriores.

No obstante, los hogares disminuyeron, en contraposición a lo ocurrido en los tres años anteriores, su endeudamiento en forma de préstamos bancarios, fundamentalmente por la fuerte desaceleración del crédito para consumo.

Según se explica en el informe, la renovada preferencia por los activos más líquidos hizo que los hogares materializaran sus inversiones en depósitos bancarios y efectivo, seguidos de instrumentos de inversión colectiva, en particular participaciones de fondos de inversión.

Del mismo modo, las empresas concentraron su inversión financiera en efectivo y depósitos, preferentemente cuentas a la vista y, en menor medida, acciones y otras participaciones.

En el caso de las empresas no financieras, también se observó un repunte de su ratio de deuda sobre PIB (de 12,3 puntos porcentuales, hasta el 85%), explicado no solo por el retroceso del producto, sino también por el importante avance en la nueva financiación, fundamentalmente en forma de préstamos bancarios.

Otro aspecto relevante en 2020 es el incremento notable de las tenencias de activos líquidos por parte de las empresas y de los hogares, como resultado de la acumulación de colchones de liquidez por motivos precautorios en el caso de las sociedades y del fuerte repunte del ahorro en el de las familias.

Esta evolución fue resultado de la fuerte caída del gasto –asociada tanto al clima de mayor incertidumbre como a las dificultades para acometerlo, en algunos casos por las restricciones a la movilidad y el cierre de determinadas actividades–, así como de la relativa resistencia de la renta debido a las medidas de apoyo público.

En cuanto a la tasa de ahorro bruto de las empresas españolas, se recortó en 2020 en 1,3 puntos, hasta situarse en el 16,2% del PIB. No obstante, la inversión neta en activos financieros de las sociedades no financieras fue positiva, con un importe equivalente al 5,5% del PIB, por encima del nivel registrado en 2019.

Últimas Noticias

- Advertisement -

Contenido Relacionado

- Advertisement -