AIReF: la deuda pública se mantendrá por encima del 90% del PIB hasta 2022

Comment Off

AIReF: la deuda pública se mantendrá por encima del 90% del PIB hasta 2022

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) prevé que la deuda pública se mantendrá por encima del 90% del PIB en 2022.

De acuerdo con su último “Observatorio de deuda”, la AIReF ha detallado que la probabilidad de que la deuda no se reduzca en los próximos cuatro años se calcula en torno al 25%.

La deuda pública se ubicó a finales de 2018 en el 97,2% del PIB, lo que supone una reducción de 3,2 puntos respecto al máximo registrado en 2014, pero casi 37 puntos por encima del nivel de referencia legal del 60%, recuerda el informe.

La contribución del crecimiento del PIB a la reducción de la ratio de deuda ha sido de 14,8 puntos desde 2014.

La AIReF ha simulado un “shock macroeconómico” y demográfico de carácter permanente, como el observado en Japón durante los años 90, lo que se traduciría en una deuda creciente a partir de 2035, que superaría el 125 % del PIB hacia 2050.

En este sentido, ha indicado que “en el caso de japonización, la mayor parte del incremento adicional en la deuda se explicaría por el peor comportamiento de la población en edad de trabajar y un mercado laboral menos dinámico, que generaría menor crecimiento económico y presiones inflacionarias más contenidas, además de un deterioro del saldo de la Seguridad Social y un aumento en la carga de intereses”.

La AIReF ha explicado que la principal debilidad que existe sobre los riesgos regionales y locales está en las comunidades autónomas, con un nivel de deuda muy elevado, casi dos veces superior al máximo nivel de referencia legal del 13% del PIB.

El riesgo es muy alto en zonas como Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia, donde se necesitan más de 100 días de trabajo para poder pagar la deuda del gobierno regional.

Mientras que en las entidades locales la acumulación de depósitos por la existencia de saldos estructurales positivos ha traído como consecuencia que la ratio de deuda neta de depósitos bancarios se volviese negativa en el último trimestre de 2018.

Sobre el autor

Artículos Relacionados