Japón y China: la guerra comercial perjudicará a la economía global

Comment Off

Japón y China: la guerra comercial perjudicará a la economía global

Japón y China están de acuerdo en que la guerra comercial perjudicará la economía global, después de un diálogo de alto nivel económico entre la segunda y tercera economías del mundo.

La preocupación ha ido aumentando en torno a una disputa comercial entre China y Estados Unidos en la que ambas naciones se han amenazado con la imposición de aranceles. Japón ha sido criticado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto al comercio y ha sufrido la imposición de aranceles en las exportaciones de acero y aluminio, pero Tokio aún no ha amenazado con aranceles.

Taro Kono, ministro de Asuntos Exteriores de Japón, ha señalado a los periodistas que “ambos comprendemos que una guerra comercial, sin importar qué país la haya provocado, tendría un impacto muy grande en la prosperidad de la economía internacional”.

Kono y el principal diplomático del Gobierno de China, el Consejero de Estado y ministro de Asuntos Exteriores Wang Yi, fueron los encargados de codirigir la reunión celebrada en Tokio.

Los mercados financieros se han visto afectados por los crecientes temores de que una guerra comercial en toda regla entre Estados Unidos y China destroce el comercio mundial y afecte negativamente el crecimiento económico.

Los analistas consideran que es muy probable que las cuestiones comerciales estén a la vanguardia en la cumbre entre el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente estadounidense Donald Trump. Tokio está tratando de evitar ser arrastrado a las conversaciones sobre un acuerdo de libre comercio de dos vías dirigido no solo al acceso al mercado, sino también a las políticas monetarias.

Kono ha indicado que “es muy posible que Japón coopere con China en varios proyectos (Cinturón y Ruta de la Seda) en los que los estándares internacionales se cumplan individualmente”.

La iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda del presidente de China, Xi Jinping, anunciada en el año 2013, tiene como objetivo construir una Ruta de la Seda moderna que conecte China por tierra y mar con el sudeste asiático, Asia central, Oriente Próximo, Europa y África.

Sobre el autor

Artículos Relacionados