Banco de España: habrá más recortes en las pensiones futuras

Comment Off

Banco de España: habrá más recortes en las pensiones futuras

Luis María Linde, el gobernador del Banco de España, ha indicado que “en ausencia de incrementos adicionales de los ingresos” en la Seguridad Social, “el ajuste se produciría principalmente a través de una disminución de la tasa de sustitución de las pensiones públicas” en el futuro, y pide alcanzar un equilibrio para garantizar la sostenibilidad del sistema.

Mientras el Gobierno insiste en que las pensiones están garantizadas, el gobernador del Banco de España ha pintado un panorama mucho más oscuro, ha afirmado que mantener las actuales tasas de sustitución, que son elevadas en comparación internacional, exigiría incrementos “muy significativos” de los ingresos del sistema.

Linde ha explicado que si no hay ingresos extras para la Seguridad Social, no quedará más remedio que recortar la cuantía de las futuras pensiones. Linde ha incidido en las actuales tasas de sustitución de las pensiones públicas son elevadas en comparación internacional y exigiría incrementos “muy significativos” de los ingresos del sistema para mantenerlo.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Linde ha añadido que la aplicación del factor de sostenibilidad, que liga la pensión inicial al incremento de la esperanza de vida, y sobre todo, del índice de revalorización anual de las pensiones, que vincula su incremento al equilibrio entre ingresos y gastos del sistema, lograría reducir de forma gradual el actual déficit de la Seguridad Social, que en 2017 alcanzó el 1,5 % del PIB.

Al respecto, ha abogado porque cualquier reforma en el sistema de pensiones aumente la transparencia y refuerce la relación entre contribuciones y prestaciones, al tiempo que mantenga un mecanismo de ajuste que garantice el equilibrio financiero.

El gobernador del Banco de España ha insistido en el impacto del envejecimiento de la población sobre el gasto público en el medio y largo plazo “un reto de primer orden para la sostenibilidad de las finanzas públicas”.

Ha señalado que si se cumplen las estimaciones más recientes sobre el impacto del envejecimiento, el gasto público en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración se incrementaría entre 1,5 y 2 puntos porcentuales del PIB anuales durante las próximas tres décadas, alcanzando su máximo superior al 21% del PIB en torno al 2050.

Sobre el autor

Artículos Relacionados