KPMG: es difícil incorporar el riesgo del cambio climático en los test de estrés

Comment Off

KPMG: es difícil incorporar el riesgo del cambio climático en los test de estrés

KPMG considera que es difícil incorporar el riesgo del cambio climático en los test de estrés de las entidades financieras.

Pablo Vañó, el director de Consultoría para el Sector Financiero de KPMG, ha ofrecido estas declaraciones durante la celebración de un foro sobre ‘Finanzas Sostenibles’, junto a las directoras de Banca Responsable del Santander, Lara de Mesa, y de Caixabank, Sandra González, y el socio responsable de Sostenibilidad y Buen Gobierno de KPMG en España, Ramón Pueyo.

El experto ha señalado que la complejidad surge del propio tiempo de análisis en la prueba, porque el test de estrés para determinar la solvencia de las entidades se hace a tres años vista y los riesgos medioambientales “tienen un horizonte temporal mucho más amplio”.

Vañó ha explicado que “tienes que ver qué pasaría si sube la temperatura un grado o un grado y medio en 30 años. Aquí lo que subyace, entonces, es la dificultad de poder anticipar qué ocurriría ante escenarios tan adversos y tan holgados en el tiempo”.

Luis de Guindos, el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), dijo el verano pasado que estas exposiciones entrarían en las pruebas proyectadas para este año, pero Vañó ha comentado que los ejercicios que está preparando la Autoridad Bancaria Europea (EBA) “finalmente no han podido introducir explícitamente los riesgos medioambientales”.

En cambio, ha dicho que la intención es seguir una aproximación similar a la utilizada en la prueba del año 2018 con su inclusión entre los riesgos reputacionales.

Por otro lado, el experto ha destacado la dificultad que tienen las entidades de introducir este riesgo en la gestión de su balance como está demandando el supervisor y el regulador, porque todavía no se han fijado unos estándares sobre qué es verde y como se mide.

Recientemente, la EBA publicó una serie de guías para evaluarlo a la hora de conceder crédito, sin que haya cerrado la versión definitiva que se había anunciado para el pasado mes de diciembre.

En este sentido, ha reflexionado que “ligar el proceso de concesión de financiación a aspectos medioambientales queda bien decirlo, pero es muy complicado llevarlo a la práctica porque al final ¿cómo mides? ¿cómo evalúas si es una financiación es sostenible o no sostenible?”.

Sin la existencia de esas pautas, las directoras de Banca Responsable del Santander y de CaixaBank apuntaron la complejidad de incorporar estas exposiciones al cálculo de capital como podría hacer el BCE.

Sobre el autor

Artículos Relacionados