Disminuye la competitividad en el mercado español de los carburantes

No Comentado

Disminuye la competitividad en el mercado español de los carburantes

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha observado una disminución de la competitividad en el mercado español de los carburantes, en comparación el resto de la UE durante 2013, según su último informe mensual sobre estaciones de servicio.

“Se ha deteriorado la competitividad del mercado español frente a los principales países de la UE” y “España cierra 2013 empeorando su posición frente a las medias europeas en precios antes de impuestos de los carburantes”, afirma el regulador en el informe.

La CNMC explica que la primera parte de 2013 se caracterizó, en un primer momento, por el “efecto lunes”, que implicaba una rebaja de precios ese día de la semana, el mismo en que se informa de los precios a la UE, mientras que en un segundo momento el año estuvo marcado por el “efecto viernes”, vinculado a las ofertas de repostaje lanzadas durante el verano para ese día de la semana.

“En cuanto desaparecieron las ofertas”, señala, “se aprecia una subida de los márgenes que se obtienen en la comercialización de las gasolinas”, hasta alcanzarse valores de 18 céntimos por litro para la gasolina, y de 17 para el gasóleo en los meses de septiembre y octubre. El resultado son unas pérdidas de competitividad para el conjunto del año.

El informe vuelve a apreciar además un “efecto pluma” durante el año, por el que las bajadas de precios en las cotizaciones internacionales se trasladan más despacio a los surtidores españoles que cuando se producen subidas.

En todo caso, los precios medios de venta al público de los carburantes de automoción fueron en 2013 similares a los registrados en 2012. En los primeros meses del año se produjo una tendencia alcista que se retomó en el tercer trimestre, pero que quedó compensada el resto del año.

Los mayores precios antes de impuestos, indica la CNMC, se hallaron en Guipúzcoa, si bien en diciembre Madrid y Valladolid registraban los niveles más elevados para la gasolina, mientras que en el caso del gasóleo, Palencia y Lugo eran las provincias más caras.

Por otro lado, las estaciones de servicio independientes fueron las más competitivas a lo largo de 2013, al tiempo que “las instalaciones de Repsol, Cepsa y BP mostraron precios siempre superiores y muy alineados, aumentando por lo general las diferencias de precios con el resto de operadores”, señala.

Por último, la demanda de combustibles para automoción fue desde el septiembre de 2013, de 2 millones de toneladas mensuales de media. Este dato refleja el final de la tendencia a la baja del consumo al inicio del pasado año, cuando el mismo se redujo hasta cifras de los años noventa del siglo pasado.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)