Argentina defiende políticas de estímulo

No Comentado

Argentina defiende políticas de estímulo

El gobierno de Argentina ha anunciado que continuará impulsando las políticas de estímulo frente a la “visión amarilla” que, a su juicio, mantiene sobre Argentina el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, recalcó que “si el panorama es retirar los programas de estímulo, lo que podemos observar es más pobreza y más desigualdad para el futuro”.

Durante una rueda de prensa, el ministro destacó que el FMI ya “no es acreedor” de Argentina, y que el Gobierno acudió a la asamblea de la pasada semana en su calidad de miembro del organismo. “No fuimos a buscar nada, fuimos simplemente a las reuniones”, aclaró.

Kicillof explicó que durante la Asamblea del Fondo Monetario Internacional los países emergentes expresaron preocupación por la posibilidad de una “salida en estampida” de los capitales que les han abastecido desde el estallido de la crisis en 2008, a la vista de los signos de recuperación de las economías más avanzadas.

“Si esta débil recuperación es interpretada como que se salió de la crisis, es posible que ello ponga mucha presión sobre los países emergentes” en los próximos meses, ya que puede darse una “reversión de los flujos financieros a escala mundial”, según el titular de Economía argentino. “Los países emergentes van a tener que tomar medidas de estímulo monetario para competir”, insistió Kicillof.

El funcionario argentino recalcó que “la crisis sigue su curso”, ya que el crecimiento mundial continúa siendo muy débil. Durante el encuentro con la prensa, el ministro recordó también “lo fallidos que han sido los pronósticos y recetas (del FMI) en determinadas situaciones históricas”, y valoró positivamente que este organismo ya no tenga el “peso que ha tenido en otras épocas”, cuando en su calidad de acreedor, podía exigir el cumplimiento de objetivos a Argentina.

Previamente a la asamblea de mitad de año, que fue celebrada en conjunto con el Banco Mundial, el organismo publicó un informe con malas perspectivas económicas para Argentina, respecto al cual, el Gobierno de Cristina Fernández dijo que tenía un “sesgo ideológico”.

A través de su informe anual, Perspectivas Económicas Globales, el FMI predijo una fuerte desaceleración económica en Argentina para 2014, con un crecimiento del 0,5 % frente al 4,3 % del año pasado. Por el contrario, el Presupuesto oficial del país prevé una expansión del PIB del 6,2 %, aunque consultoras privadas locales vaticinan una desaceleración.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)