La banca espera el aprobado a sus planes de saneamiento

No Comentado

La banca española espera recibir durante la próxima semana el aprobado formal del Banco de España a la inmensa mayoría de los planes presentados por las entidades para sanear su exposición al riesgo inmobiliario.

Sin embargo, aún persiste la incertidumbre de si el organismo supervisor rechazará la estrategia de alguna entidad o pedirá modificaciones para garantizar que cumplirán con sus planes y con las nuevas exigencias del Gobierno.

Está previsto que a finales de la próxima semana el Banco de España comunique a las entidades su opinión sobre los planes que le remitieron a finales de marzo para cubrir con más de 50.000 millones de euros su exposición al “ladrillo”.

Esa cifra se divide en tres grandes partidas: 25.000 millones en provisiones de la banca para activos problemáticos; 10.000 millones para activos aún buenos; y unos 15.000 millones en un colchón para cubrir mejor el riesgo del suelo y los edificios en obras.

La intención del Gobierno es que ese saneamiento se realice cuanto antes y así se ha comprometió a hacerlo la gran banca, que a finales de marzo sacó pecho porque se vio con la suficiente capacidad para hacerlo en solitario y, por tanto, en un solo año.

Tanto el Banco Santander, como BBVA, La Caixa-CaixaBank, Popular y el Sabadell explicaron al supervisor que tienen parte del camino recorrido, pero también BFA-Bankia, aunque este año debía atesorar casi 4.000 millones.

El grupo que preside Rodrigo Rato recordó al Banco de España que en apenas 15 días levantó más de 1.300 millones con la venta de sus participaciones en Mapfre América y en Bolsas y Mercados Españoles (BME), junto con la recompra de preferentes, bonos de titulización y deuda subordinada.

De esa manera, ayudado por las plusvalías obtenidas, Bankia redujo la cifra que le queda por captar a 2.627 millones, aunque algunos competidores y miembros del Ejecutivo siguen poniendo en duda si será capaz de conseguirlos.

Bankia reafirmó su idea de seguir en solitario y sanear su exposición en un solo año y ahora, al igual que el resto de entidades, espera recibir el visto bueno del Banco de España.

Para los expertos, más difícil lo tendrá Novagalicia, que propuso una subasta competitiva para colocar entre el 30 % y el 49 % de su capital entre inversores privados, con el fin de que éstos estén cubiertos frente a futuras pérdidas.

 

Sobre el autor

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter