La deuda de la banca española con el BCE cae un 22% en febrero

Comment Off

La deuda de la banca española con el BCE cae un 22% en febrero

La deuda de los bancos españoles con el Banco Central Europeo (BCE) se situó en los 130.442 millones de euros el pasado mes de febrero, un 22% por debajo del dato de un año antes, y prácticamente sin cambios (-0,02%) respecto al mes inmediatamente precedente.

Esta deuda refleja la apelación bruta de las entidades al instituto emisor a través de las operaciones regulares de financiación.

Según los datos del Banco de España, se trata del menor valor desde que en junio de 2016 la deuda se colocó en 126.842 millones de euros.

Por su parte, la apelación bruta del conjunto del Eurosistema al organismo que preside Christine Lagarde alcanzó 617.178 millones de euros en febrero, un 15,36% menos que en el mismo mes de 2019 y un 0,07% inferior a la cifra registrada en el mes previo.

Así, la apelación de los bancos residentes en España al instituto emisor representó en febrero el 21,13% del total del conjunto del Eurosistema, en línea con el mes anterior.

Por otro lado, el volumen agregado de activos adquiridos en España en el marco de los distintos programas de compra de activos implementados desde 2009 por el BCE sumaba 336.440 millones de euros, un 0,28% por encima del mes previo y un 0,05% por encima de febrero de 2019.

En el conjunto del Eurosistema, el importe agregado de las compras de activos alcanzó en el segundo mes de 2020 un total de 2,66 billones de euros, un 0,79% más que el mes anterior y un 0,56% más que un año antes.

Según los datos del Banco de España, el volumen agregado de compras de activos en España representa un 12,63% del total correspondiente al balance consolidado del Eurosistema, frente al 12,7% del mes anterior.

Los seis grandes bancos del Ibex 35 suman más de medio billón de euros en activos líquidos de alta calidad.

Santander está a la cabeza en términos absolutos. El banco presidido por Ana Botín tenía a cierre de 2019 casi 230.000 millones de euros en recursos con los que hacer frente a una crisis de liquidez. Para entrar en esa categoría, los activos tienen que estar libres de cualquier carga, con bajo riesgo, cotizados en mercado donde sea muy fácil convertirlos en dinero contante y sonante y con un valor cierto y, en lo posible, estable.

Sobre el autor

Artículos Relacionados