Theresa May continúa trabajando para aprobar su plan del Brexit

Comment Off

Theresa May continúa trabajando para aprobar su plan del Brexit

Theresa May hará un último intento para que la Cámara de los Comunes autorice el pacto alcanzado por la primera ministra con Bruselas para implementar el Brexit.

Este acuerdo fue derrotado por 230 votos en enero y por 149 votos esta semana, haciendo casi imposible que pueda ejecutarse el próximo 29 de marzo.

Esta semana, el Parlamento votará sobre la necesidad de pedir una prórroga a esta fecha, para poder seguir negociando una separación ordenada.

Pero la moción que May ha planteado sobre la extensión revela su intención de que la semana que viene haya otra votación sobre el tratado de salida, antes de la cumbre europea del 21 y 22 de marzo.

La moción que será debatida incluirá dos posibles escenarios con diferentes periodos para la prórroga.

Si el Parlamento aprueba antes del 20 de marzo el pacto de salida, en ese tercer intento de May para sacar adelante su plan, la extensión sería de tres meses, hasta el 30 de junio. Pero si los diputados vuelven a rechazar el acuerdo, la moción contempla pedir a Bruselas un aplazamiento mucho más largo, lo que obligará a que Reino Unido participe en las elecciones de mayo al Parlamento europeo. El miedo a esta opción (que puede facilitar otro referéndum o la revocación del Brexit) puede hacer que los euroescépticos de su Partido Conservador y del Partido Unionista Irlandés acaben respaldando el pacto de May, parece ser el cálculo de la primera ministra.

El problema de esta estrategia es que, según las costumbres parlamentarias, no se puede llevar a votar una misma pieza legislativa. Por tanto, May debe introducir algunos cambios al plan. Bruselas no está dispuesta a dar más concesiones, tras la renegociación previa a la segunda votación. Por tanto, el Gobierno deberá buscar otras fórmulas unilaterales para reducir la oposición de los euroescépticos, quienes creen que el actual pacto puede atrapar a Reino Unido para siempre dentro de la unión aduanera.

Otro problema para May es la fuerte división en su Gobierno, con algunos miembros que quieren un Brexit duro y otros partidarios de una salida más blanda.

Los parlamentarios pro-europeos vienen solicitando un extensión más larga para buscar una renegociación del Brexit hacia una salida más blanda, manteniendo a Reino Unido dentro del mercado común y la unión aduanera. O podría ser utilizada para convocar un referéndum para que los británicos decidan si hay que dar marcha atrás al proceso.

Sobre el autor

Artículos Relacionados