El Ministerio de Hacienda recauda 12,57 millones en 2019 por las cuentas inactivas o abandonadas

Comment Off

 

El Ministerio de Hacienda recauda 12,57 millones en 2019 por las cuentas inactivas o abandonadas

El Ministerio de Hacienda ha recaudado 12,57 millones de euros por las cuentas bancarias inactivas o abandonadas, lo que supone un 13% más respecto a los 11,13 millones de euros que obtuvo el año anterior.

El Banco de España explica en su página web que para cancelar una cuenta “no es suficiente con dejar el saldo a cero”, sino que el cliente debe “dar instrucciones expresas, por escrito, al banco, solicitando la cancelación”.

Otra posibilidad es que el cliente haya olvidado que tiene una cuenta abierta con algo de saldo, un dinero que irá disminuyendo en la medida en que la entidad cobre las comisiones de mantenimiento hasta que se agote el saldo.

Mientras tanto, el banco debe cumplir con la obligación de enviar la información periódica y las liquidaciones como extractos mensuales, justificantes de cada liquidación y el resumen anual de comisiones e intereses, informando de las cantidades debidas.

De acuerdo con las buenas prácticas bancarias, la entidad no puede cargar comisiones e intereses por el descubierto cuya única causa sea el cargo de comisiones en la cuenta.

El Banco de España ha indicado que en caso de que siga habiendo dinero en la cuenta una vez transcurridos veinte años desde que reflejó el último movimiento, se considera abandonada y es entonces cuando se aplica la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas, por lo que esos fondos pasan al Tesoro público.

Esa misma normativa se aplica a los depósitos en entidades de crédito, agencias de valores, sociedades y otras entidades financieras que estén inactivos.

La entidad debe enviar una notificación certificada al propietario del dinero, y si no obtiene respuesta, se lo embolsa el Ministerio de Hacienda.

Esta notificación se debe hacer al menos tres meses antes del transcurso del plazo señalado de 20 años, mediante correo certificado o medio análogo, a la dirección que tenga el banco, especificando que no se ha realizado gestión alguna en la misma, así como el plazo restante para considerarla abandonada.

Además, el banco debe facilitar un certificado de ingreso del saldo al Tesoro al titular o sus herederos en caso de que lo solicitasen.

Sobre el autor

Artículos Relacionados