15.3 C
Madrid
miércoles, septiembre 28, 2022
Inicio Economía y Finanzas La inflación alemana alcanza el 7,5% en julio

La inflación alemana alcanza el 7,5% en julio

 

La inflación alemana alcanza el 7,5% en julio

La inflación de Alemania en tasa interanual alcanzó el 7,5% en el pasado julio, lo que representa un recorte de una décima respecto al dato de junio (7,6%), y de cuatro décimas en comparación con el de mayo (7,9%), según cifras de la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

La inflación alemana acumula así dos meses consecutivos de moderación en la escalada de precios, gracias a las medidas de alivio implementadas por el Gobierno del país, incluyendo descuentos en los transportes públicos y el combustible.

«La principal razón de la alta inflación sigue siendo el aumento de los precios de los productos energéticos», señaló Georg Thiel, presidente de la Oficina Federal de Estadística, después de que los precios de la energía en Alemania subieran un 35,5% en julio, frente al 38% de junio.

En particular, Thiel destacó el «ligero efecto a la baja en la tasa de inflación» de la introducción de un abono transporte temporal al precio reducido de 9 euros y del descuento en el precio de los combustibles, además de la eliminación en julio del recargo EEG.

De este modo, la supresión de este recargo en la factura permitió que el aumento interanual de los precios de la electricidad en julio fuera del 18,1%, frente al 22% de junio, mientras que los descuentos en los precios del combustible limitaron el incremento de los precios al 23% desde el 33,2% de junio. Además, los precios del combustible para calefacción aumentaron un 102,6%, incluyendo una subida del 75,1% del gas.

De su lado, los precios de los alimentos aumentaron un 14,8% interanual en julio, tras la subida del 12,7% de junio. Se registraron aumentos de precios para todos los grupos de alimentos, incluyendo un alza del 44,2% de los precios de las grasas y aceites comestibles y del 24,2% del precio de los lácteos y los huevos, mientras que la carne y los productos cárnicos se encarecieron un 18,3%.

Si no se tienen en cuenta los precios de la energía, la inflación alemana se ubicó en julio en el 4,4%. Por su parte, la tasa de inflación subyacente, que excluye también el precio de los alimentos, alcanzó el 3,2%.

Últimas Noticias

- Advertisement -

Contenido Relacionado

- Advertisement -