La OCDE advierte de una escalada “sin precedentes” del desempleo en abril

Comment Off

La OCDE advierte de una escalada "sin precedentes" del desempleo en abril

La tasa de paro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) subió en el pasado marzo al 5,6% desde el 5,2% del mes anterior, lo que representa el mayor nivel de desempleo entre los países miembros del ‘Club de los países ricos’ desde enero de 2018 como consecuencia del impacto de la pandemia del Covid-19.

Adicionalmente, la organización advierte que los primeros datos de abril apuntan a una escalada “sin precedentes” del desempleo.

En este sentido, la OCDE señala que los datos más recientes para el mes de abril muestran un fuerte incremento del desempleo en Estados Unidos, hasta el 14,7% desde el 4,4% de marzo, así como en Canadá, hasta el 13% desde el 7,8% de marzo, como reflejo del aumento sustancial de los despidos temporales.

En el mes de marzo, el número de desempleados entre los países de la OCDE subió en marzo hasta los 36,96 millones, frente a los 34,87 millones del mes de febrero, incluyendo 12,15 millones de parados en la zona euro y 7,14 en Estados Unidos.

Entre los países de la OCDE, la mayor tasa de paro correspondió a Grecia, con un 16,4% con datos hasta enero de 2020, por delante de España, con un 14,5% en marzo. Por contra, los menores niveles de desempleo se observaron en Chequia (2%), Japón (2,5%) y Paises Bajos (2,9%).

Por su parte, la tasa de paro entre los menores de 25 años en la OCDE subió en marzo hasta el 12,2% desde el 11,2%, su nivel más elevado desde noviembre de 2017, mientras que la tasa de desempleo entre los trabajadores de más de 25 años se situó en el 4,8%, cuatro décimas por encima de la lectura de febrero.

Por otra parte, los indicadores compuestos de la OCDE registraron en abril un “desplome sin precedentes” de las principales economías mundiales debido a las medidas de confinamiento impuestas para luchar contra el Covid-19, y su fuerte impacto en la producción, consumo y confianza. La situación parece empezar a cambiar, sin embargo, en China. Allí, debido a la relajación de las restricciones, este mecanismo de la OCDE, que permite anticipar inflexiones en el ciclo económico, percibe un cambio positivo para el sector industrial.

Estos índices no sirven para medir la magnitud de la recesión que se espera, pero sí la claridad con la que se percibe esa contracción. Y la señal es clara en todas las economías mundiales, con datos hasta ahora jamás registrados por el organismo.

Sobre el autor

Artículos Relacionados