Bruselas evalúa una reforma de la fiscalidad energética

Comment Off

Bruselas evalúa una reforma de la fiscalidad energética

La Comisión Europea está evaluando las normas europeas actuales sobre fiscalidad energética, que cree “desfasadas”, con el objetivo de dilucidar si ha “margen” para aprobar políticas “más favorables al medio ambiente” en el futuro, pero ha evitado confirmar si dentro de esta estrategia está examinando la posibilidad de proponer un impuesto al sector de la aviación.

“Lo que está ocurriendo ahora es que estamos haciendo, a través de varios estudios, una evaluación general de las normas sobre fiscalidad energética. La idea es saber si hay margen para políticas más favorables al medio ambiente para apoyar los compromisos climáticos de la UE“, ha explicado en una rueda de prensa la portavoz de Fiscalidad del Ejecutivo comunitario, Vanessa Mock.

La portavoz comunitaria ha respondido así tras ser preguntada por el documento de la Comisión Europea que ha filtrado la ONG Transport & Environment. Según esta asociación, el informe fue finalizado el año pasado pero todavía no ha sido publicado.

El documento, que ha hecho público la ONG, afirma que aplicar un impuesto al queroseno en la UE recortaría un 11% las emisiones de este sector, unas 16,4 millones de toneladas menos de CO2, no tendría impacto neto en el empleo en el bloque comunitario y supondría una recaudación adicional de 27.000 millones de euros al año.

Bruselas no ha negado la existencia de dicho informe y se ha limitado a contestar que no comenta filtraciones y que la Comisión Europea actual ha completado su programa en materia de fiscalidad. Sí que ha señalado, sin embargo, que está preparando “contribuciones” para el próximo Ejecutivo comunitario que resulte de las elecciones al Parlamento Europeo y que asumirá las competencias en noviembre de este año.

“Es algo que está en marca (la evaluación) y lo estamos finalizando. Sabemos que las normas vigentes sobre fiscalidad energética están desfasadas”, ha expresado Mock, para después recordar que las reglas actuales son de 2003 y que los Estados miembros bloquearon una propuesta de reforma en 2011.

“Creemos que hay principios que deben ser apoyados, principalmente los objetivos climáticos y medioambientales de la Unión, y también asegurar que se cumple el principio de que ‘quien contamina, paga'”, ha añadido la portavoz.

La creación de un impuesto sobre el sector de la aviación ha sido ya defendida por Bélgica y Países bajos ante el resto de socios comunitarios en los últimos meses. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmó en marzo que es una idea “interesante”, pero también pidió ser “prudentes”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados