El Gobierno negociará con Bruselas un déficit flexible

Comment Off

El Gobierno negociará con Bruselas un déficit flexible

El nuevo Gobierno de Pedro Sanchez negociará con la Comisión Europea flexibilizar el objetivo de déficit de este año, y trabajará con los grupos para recabar apoyos y presentar el techo de gasto y la nueva senda a partir de febrero, previo al proyecto de Presupuestos de 2020.

Así lo han confirmado fuentes del Ministerio de Hacienda, que señalan la intención del Ejecutivo de poder sacar adelante cuanto antes el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020, si bien matizan que anteriormente deben asegurarse y realizar pasos previos.

En primer lugar, han explicado las fuentes, el Gobierno negociará con Bruselas el objetivo y la nueva senda de déficit, en un contexto en el que espera haber podido reducir del 2,5% del PIB al 2% en 2019.

La intención del Gobierno es poder “flexibilizar” la senda de déficit, que normalmente se fija para tres ejercicios, y conseguir un mayor margen para este año, ya que la meta de déficit oficial en 2020, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, es del 0,5% del PIB, si bien el Gobierno de Pedro Sánchez, que no ha podido aprobar aún ninguna senda ni ningún techo de gasto, comunicó a Bruselas que estimaba un desajuste del 1,1% del PIB, que podría alcanzar el 1,7% del PIB a políticas constantes.

La senda oficial de Rajoy proyectaba estabilidad presupuestaria ya en 2021, mientras que el Ejecutivo de Pedro Sánchez calcula un déficit del 0,4% del PIB en 2021 y haber cuadrado las cuentas en 2022. A su vez, calcula que la ratio de deuda pública podría haber concluido 2019 en el 95,9% del PIB, y se marca la meta de rebajarla al 94,6% este año.

Una vez logre acordar una nueva senda de estabilidad presupuestaria (objetivos de déficit y de deuda pública) con Bruselas, el Gobierno dará paso a las negociaciones con los distintos grupos para recabar apoyos suficientes como para poder aprobar en el Congreso y en el Senado dicha senda y el límite de gasto no financiero, conocido como ‘techo de gasto’.

Así, empezarán a trabajar en las negociaciones con el fin que no vuelva a repetirse el rechazo del Congreso que se produjo en 2018. Para ello, desde el nuevo Ejecutivo tendrán que intentar conseguir el respaldo de grupos como Ciudadanos, o la abstención de ERC, un apoyo no asegurado pese a que ha facilitado la formación de Gobierno. La estrategia será ir “paso a paso” y “no prometer nada que no se tenga atado”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados