El Tesoro Público lanza un bono sindicado a 10 años

Comment Off

El Tesoro Público lanza un bono sindicado a 10 años

Este miércoles, el Tesoro Público ha lanzado un nuevo bono sindicado a 10 años con el que espera captar hasta 6.000 millones de euros entre inversores nacionales e internacionales.

El organismo ha aprovechado el buen momento de la prima de riesgo española, que permanece estable en un entorno de 80 puntos básicos, y de la rentabilidad del bono a 10 años, que se sitúa en cifras cercanas al 0,6%, y que ha marcado en los últimos días mínimos históricos.

El último bono sindicado que lanzó el organismo dependiente del Ministerio de Economía fue el pasado mes de enero, cuando colocó 10.000 millones y recibió la mayor demanda de la historia de un emisor público en euros, con peticiones por más de 46.500 millones de euros.

Según destacó el Ministerio de Economía, desde la creación de la moneda única, ningún emisor soberano, subsoberano, supranacional o regional había registrado un volumen similar de solicitudes para una emisión de estas características.

Para el departamento que dirige Nadia Calviño, esta elevada demanda pone de manifiesto la confianza de los inversores internacionales en la fortaleza de la economía española y refuerza el papel del Tesoro Público como un emisor de referencia.

El Gobierno ha reducido la emisión neta de deuda pública prevista para 2019 a 30.000 millones de euros, frente a los 35.000 millones inicialmente estimados, gracias a la buena evolución de los ingresos fiscales, la ejecución presupuestaria y el ahorro obtenido en la gestión del Tesoro.

Disminuye también en la misma cantidad la emisión bruta prevista para este año, situándose en 204.526 millones de euros, un 4% inferior a la del pasado año. De hecho, el Tesoro se ha ahorrado ya más de 310 millones de euros en costes financieros de la deuda pública en lo que va de año.

El Tesoro ha lanzado una emisión para cambiar la deuda de referencia a diez años reciente aún el ‘efecto BCE’. A pesar de los mínimos históricos en los intereses, la demanda supera ya los 31.000 millones de euros.

El apetito de los inversores por la deuda pública europea apenas se resiente de los mínimos históricos que registra su rentabilidad. La incertidumbre macroeconómica, política y comercial latente en los mercados y más recientemente el sesgo bajista que han adoptado tanto la Reserva Federal como el BCE propician nuevos récords en los intereses de los bonos.

Sobre el autor

Artículos Relacionados