El Banco de España prevé una “clara desaceleración” de la economía mundial en 2019

Comment Off

El Banco de España prevé una "clara desaceleración" de la economía mundial en 2019

El Banco de España ha advertido que la economía mundial afronta el año 2019 en una “clara fase de desaceleración”, de en torno a tres décimas, hasta un crecimiento del 3,3% según el consenso de los organismos internacionales, y en un entorno de “elevada incertidumbre e importantes riesgos a la baja”.

Así se desprende de un artículo analítico sobre las perspectivas de la economía mundial para 2019 elaborado por el organismo supervisor, que explica que la debilidad reciente de la economía mundial ha dado lugar a una revisión a la baja de las perspectivas para 2019.

El escenario central de previsiones apuntan a una moderación generalizada del crecimiento, aunque con diferencias de intensidad por áreas, en un entorno de “elevada incertidumbre e importantes riesgos a la baja”. Entre ellos, destaca la posible proliferación de medidas proteccionistas, una salida desordenada y sin acuerdo del Reino Unido de la UE, una desaceleración más intensa de lo esperado en China o en el área del euro, o un ajuste severo en los mercados financieros.

“Cualquiera de estos eventos o una combinación de ellos tendría un impacto sobre la economía mundial, que podría llegar a ser significativo, en un contexto en el que las políticas de estabilización macroeconómica tienen un margen de actuación limitado”, advierte.

El Banco de España subraya que las perspectivas de crecimiento para 2019 apuntan a una desaceleración en la mayor parte de las regiones de la economía mundial, dado que la moderación de la actividad global ha continuado en el primer trimestre, especialmente los datos referidos al comercio y a las manufacturas, y se espera que en el conjunto del año la economía mundial registre un crecimiento inferior al de 2018.

El escenario central de los principales organismos internacionales apunta a un crecimiento del PIB mundial en el entorno del 3,3%, unas tres décimas menos que el pasado año.

La actividad global seguirá apoyada en el buen comportamiento de los mercados laborales y en unas políticas expansivas de demanda, pero la elevada incertidumbre y el entorno internacional más débil frenarán el avance de la inversión y de la demanda externa en casi todas las áreas.

Sobre el autor

Artículos Relacionados