Los suizos rechazan que el Banco Nacional sea el único que pueda emitir dinero

Comment Off

Los suizos rechazan que el Banco Nacional sea el único que pueda emitir dinero

Los suizos han rechazado por votación una reforma que buscaba que el Banco Nacional fuera el único con poder para emitir dinero, una propuesta que hubiese hecho de este país el primero en tomar una medida de este tipo, y que muchos terminaron temiendo que convertiría a Suiza en un laboratorio financiero.

Esta reforma fue propuesta por un comité conformado por diferentes sectores como economistas, especialistas financieros, docentes y grupos sindicales.

El texto, que fue sometido a consideración de los ciudadanos, daba al Banco Nacional de Suiza (BNS) poderes plenos y exclusivos en materia de creación de dinero, lo que según sus adherentes hubiese tenido el efecto de evitar burbujas especulativas y garantizar la estabilidad financiera del país.

No obstante, el 75% de los votantes escuchó a los grandes sectores políticos y económicos que se oponían a la iniciativa porque consideraban que esta decisión iba a debilitar a los bancos y podría crear costes adicionales que iban a ser pagados por los clientes.

Asimismo, se afirmaba que hacer del Banco Nacional de Suiza el único con potestad de emitir dinero amenazaba la independencia de la que debe gozar esta entidad monetaria.

Hoy en día, el Banco Nacional de Suiza emite billetes y monedas que sólo representan el 10% de la masa monetaria que está en circulación.

El resto consiste en “dinero escriptural” que sólo existe de forma electrónica en una cuenta bancaria, que los bancos comerciales van creando a través de los créditos que aprueban, sea a empresas o particulares, en lugar de utilizar el dinero que sus clientes han depositado en sus cuentas.

El comité que propuso esta reforma buscaba sustituir este sistema por otro que, a su parecer, iba a proteger el dinero de los clientes de bancos y prevenir nuevas crisis financieras.

El Gobierno de Suiza se opuso desde el principio por el impacto que iba a tener en la actividad comercial de los bancos, los cuales habrían tenido más dificultades para financiar préstamos, entre otros problemas.

Las autoridades explicaron a los votantes que los bancos hubiesen tenido que buscar medios alternativos de financiación más onerosos, afectando sus márgenes de intermediación, y trasladando ese coste a los solicitantes de préstamos.

Además, señalaron que para afrontar los riesgos en los mercados financieros se habían reforzado las exigencias en materia de liquidez y fondos propios de los bancos, en especial los de gran tamaño.

Sobre el autor

Artículos Relacionados