La banca mantiene su actividad en las zonas rurales

Comment Off

 

La banca mantiene su actividad en las zonas rurales

La banca ha seguido mayoritariamente en funcionamiento en la llamada ‘España vacía’ durante el periodo de confinamiento por la pandemia del Covid-19, sostenida principalmente por la actividad de las cajas de ahorro.

Estos territorios presentan un déficit crónico de infraestructuras y difícil o nulo acceso a la fibra óptica, así como limitaciones en la movilidad básica por la reducción del transporte interurbano para acceder, por ejemplo, a centros de salud.

Sin embargo, han seguido contando con el funcionamiento de la banca, como servicio esencial que es, durante el estado de alarma, según los datos que las distintas entidades han dado a conocer en los últimos días.

CaixaBank, con más oficinas y capilaridad territorial (4.118 oficinas), es la entidad bancaria que ha mantenido mayor continuidad de la actividad desde mediados de marzo. Desde la declaración del estado de alarma, entre el 85% y el 90% de las oficinas de la entidad se han mantenido abiertas, adaptándose a las medidas de prevención y seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias.

De su lado, Bankia también ha seguido con más del 90% de sus 2.315 oficinas abiertas, y Sabadell con el 70% de sus 1.809 oficinas.

Por el contrario, otras entidades han apostado por cerrar la mayor parte de las sucursales. Santander ha optado por mantener operativas aproximadamente un 50% de las mismas, aunque la mitad de estas solamente ha estado abierta al público dos días a la semana. Bankinter ha funcionado con la mitad de su red operativa y BBVA ha reducido el porcentaje operativo hasta el 35%.

La reducción de los horarios y del número de trabajadores también ha sido la tónica imperante en el ámbito bancario. Los empleados han redoblado esfuerzos en asuntos que han disparado la demanda, como la petición de créditos por parte de pymes y autónomos.

En todos los casos, la recomendación al cliente ha sido evitar ir a la oficina personalmente cuando no es estrictamente imprescindible y optar por la banca ‘online’ para realizar las operaciones. El resultado ha sido una reducción significativa de las gestiones presenciales en la últimas semanas.

Al margen de las solicitudes de particulares, también se ha disparado la petición de crédito de pequeñas y medianas empresas, que son además las más afectadas por la crisis derivada del coronavirus, pues un 96% verá afectado su negocio, según el ‘Barómetro Pymes’ de Cepyme, aunque el 60% confía en mantener el empleo o aumentarlo.

Sobre el autor

Artículos Relacionados