La inflación de Bolivia se acelera en febrero

No Comentado

La inflación de Bolivia se acelera en febrero

Bolivia ha registrado un incremento de su inflación interanual durante febrero de un 6,17%, por encima de las estimaciones oficiales, debido al alza de los precios de los alimentos, bebidas y educación, y en medio de los severos daños que han causado fuertes inundaciones.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ha informado de un alza en el Índice de Precios al Consumidor para febrero de un 0,76%, una aceleración respecto al 0,26% de enero y al 0,65% del mismo mes de 2013.

La cifra generó una acumulación “al mes de febrero de 1,02 por ciento y (una) variación a 12 meses de 6,17 por ciento”, según ha indicado el instituto estatal en su informe publicado el pasado viernes, en el que precisó que el acumulado interanual hasta febrero del 2014 fue del 5,08%.

Según el INE, la inflación en febrero se atribuye al incremento de los precios en las divisiones de alimentos, bebidas no alcohólicas y educación.

Bolivia alcanzó en el cierre del 2013 un índice inflacionario de 6,48%, y el Gobierno del presidente Evo Morales fijó para este 2014 una meta de 5,5%, con un crecimiento de la economía del 5,7%.

Marcelo Zabalaga, presidente del Banco Central de Bolivia, estima que la inversión pública programada para atender los daños causados por las graves inundaciones que se han presentado en gran parte del país sudamericano, equivalente a unos 19 millones de dólares (13,6 millones de euros), permitirá un alza en la economía boliviana y fortalecerá el crecimiento del Producto Interno Bruto previsto para este año.

“Habrá mucha inversión pública, tanto del Gobierno Central como de las gobernaciones en las zonas inundadas para recuperar los terrenos, pero también las instalaciones y viviendas”, ha comentado Zabalaga.

Desde octubre del año pasado, Bolivia ha sufrido torrenciales lluvias e inundaciones, que han dejado hasta el momento cerca de 60 muertos y más de 60.000 familias damnificadas, según cifras del Gobierno.

La situación más crítica se presentó en el departamento amazónico y ganadero del Beni, en el noreste de Bolivia, donde las inundaciones causaron la muerte de 290.000 cabezas de ganado, alcanzando pérdidas por unos 220 millones de dólares (158 millones de euros), según ha informado la Federación de Ganaderos de esa localidad.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)