8.3 C
Madrid
martes, mayo 11, 2021
Inicio Economía y Finanzas El Ayuntamiento de Burgos acuerda con tres entidades reestructurar deuda

El Ayuntamiento de Burgos acuerda con tres entidades reestructurar deuda

El Ayuntamiento de Burgos acuerda con tres entidades reestructurar deuda

El Ayuntamiento de Burgos y Dexia Sabadell, CaixaBank e Ibercaja han acordado una propuesta para reestructurar la deuda del Consorcio del Desvío, que se ubica en 167 millones de euros, y que deriva del proyecto de construcción de la variante ferroviaria de la capital burgalesa.

Salvador de Foronda, concejal de Hacienda, como encargado de la negociación, ha presentado las líneas generales de la propuesta, que contemplan un plan de reestructuración a quince años.

De Foronda ha explicado que la deuda adquirida con los bancos, vinculada a préstamos solicitados para financiar la parte del desvío que le correspondía pagar a la ciudad, se dividiría en sostenible y no sostenible.

Indicó que la sostenible es aquella que se puede cubrir con la venta de los terrenos liberados de la retirada de las vías de la ciudad; el resto sería no sostenible y la asumiría el Consorcio con fondos propios.

De Foronda ha agregado también que los cálculos realizados les llevan a pensar que en quince años se podrían ingresar alrededor de 118 millones por venta de activos, terrenos y viviendas. El pago de esta deuda sostenible sería trimestral, a medida que se vayan cerrando las ventas, aunque el Consorcio cuenta con un fondo de garantía de 3,1 millones para abonar los primeros pagos.

Adicionalmente, De Foronda ha explicado que el Consorcio pagará año a año las amortizaciones correspondientes a los 49 millones de duda no sostenible, la que no se cubrirá con terrenos y viviendas.

Para ello, el Ayuntamiento de Burgos tendrá que ingresar todos los años 3,7 millones en el Consorcio, aunque si se consiguen más ingresos de los previstos por venta de activos, se pararán las aportaciones.

Dexia Sabadell, CaixaBank e Ibercaja han renunciado a exigir al Consorcio los pagos pendientes de los últimos años, y establecen fórmulas para aplazamiento de los pagos anuales.

La propuesta de reestructuración, que ha sido supervisada por los tres comités de riesgo de las entidades, ha recordado el concejal, se llevará para su aprobación al consejo rector del Consorcio.

De este modo, el primer pago trimestral de la deuda sostenible se realizaría para septiembre, mientras que el primer pago anual de la no sostenible se retrasaría hasta 2017.

Últimas Noticias

- Advertisement -

Contenido Relacionado

- Advertisement -