Los economistas piden potenciar los incentivos a los planes de pensiones

Comment Off

Los economistas piden potenciar los incentivos a los planes de pensiones

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), órgano especializado en fiscalidad del Consejo General de Economistas (CGE), aboga por potenciar los incentivos y deducciones para los planes de pensiones y ha lanzado una serie de recomendaciones de cara a la Campaña de la Renta 2018, que abordan cuestiones como las rentas en el exterior, la vivienda, los cheques guardería o las prestaciones por maternidad.

Durante la presentación del documento sobre las novedades de la Declaración de la Renta 8, elaborado por el REAF-CGE, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, ha criticado la “incongruencia” de que se haya “demonizado” la deducción a los planes de pensiones ante la falta de natalidad, la elevada esperanza de vida y las dudas sobre la sostenibilidad de las pensiones futuras.

“El ahorro privado siempre es positivo, habría que potenciar esta deducción”, ha enfatizado Pich, algo en lo que ha coincidido el presidente del REAF, Jesús Sanmartín, quien ha coincidido en que habría que revitalizar los incentivos a estos plantes porque es “bueno” para complementar las pensiones en el futuro.

En este sentido, Pich ha advertido de la caída de los beneficios fiscales por aportación a planes de pensiones que recogen los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que entre 2017 y 2018 bajaron un 1,6%, hasta los 770 millones.

En cualquier caso, el REAF-CGE insta a revisar la fiscalidad de las aportaciones y explica que reducen la base imponible general de los partícipes hasta 8.000 euros, o el 30% de la suma de los rendimientos del trabajo y de la actividad económica, si esta cuantía es menor que la anterior. En declaración conjunta los límites se aplican de manera independiente e individual por cada mutualista.

Asimismo, las aportaciones realizadas a sistemas de previsión social del cónyuge dan derecho a reducir la base imponible hasta 2.500 euros, sin que esta reducción pueda dar lugar a una base liquidable negativa. Para aplicar esta reducción es necesario que el cónyuge obtenga rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas por un importe inferior a 8.000 euros.

A la hora el rescate, la fiscalidad por las prestaciones derivadas de contingencias acaecidas a partir del 1 de enero de 2007, y por la parte correspondiente a las aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006, los beneficiarios podrán aplicar una reducción del 40% si rescatan el plan en forma de capital.

Por otra parte, Pich ha lamentado también la “incapacidad” de los partidos políticos de explicar sus modelos de financiación autonómica en un contexto de más de 220 incentivos regionales este año, que representan en su conjunto menos del 4% de la recaudación autonómica, frente al 10,5% que suponen los beneficios estatales en la recaudación estatal.

Sobre el autor

Artículos Relacionados