Los jóvenes en edad de trabajar bajan un 14,29% en diez años

Comment Off

Los jóvenes en edad de trabajar bajan un 14,29% en diez años

El número de total de jóvenes que participan en la fuerza de trabajo, los que están empleados y desempleados, ha disminuido un 14,29% desde 1999, pasando de los 568 millones que existían en 1999 a 497 millones en 2019, según se desprende de un estudio sobre tendencias mundiales del empleo juvenil realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

No obstante, en este periodo de tiempo la población juvenil mundial ha aumentado de 1.000 millones a 1.300 millones. La tendencia, según la OIT, refleja la creciente matriculación en instituciones de educación secundaria y superior, “lo que en muchos países se traduce en una fuerza de trabajo más cualificada”.

También destaca que se pone de relieve el gran número de jóvenes que no están empleados y no cursan estudios ni reciben formación. La tasa de desempleo juvenil mundial se encuentra en el 13,6%, aunque existe una variación regional “considerable”, que oscila desde el 9% de América del Norte al 30% de África Septentrional.

Según la OIT, los jóvenes tienen tres veces más probabilidades que los adultos (la población de 25 años de edad o más) de estar desempleados. “Aunque esto obedece en parte a que su limitada experiencia laboral juega en su contra cuando presentan su candidatura para empleos de categoría inicial, también existen importantes barreras estructurales que impiden a los jóvenes incorporarse al mercado de trabajo”, destaca el informe.

El estudio apunta que, en todo el mundo, una quinta parte de los jóvenes son ninis. A escala mundial, las mujeres jóvenes tienen dos veces más probabilidades que los hombres jóvenes de ser ninis.

Por otro lado, se resalta que entre los jóvenes que tienen un empleo, unos 55 millones (13%), viven en condiciones de extrema pobreza, mientras que 71 millones (17%) viven en situación de pobreza moderada. No obstante, la situación de pobreza extrema ha disminuido unos 20 puntos porcentuales entre 1999 y 2019.

La OIT asegura que la “mala” calidad de los empleos de muchos jóvenes se manifiesta “en las condiciones de trabajo precarias, la falta de protección jurídica social y las limitadas oportunidades de formación y de progresión profesional”.

Sobre el autor

Artículos Relacionados