El Frob pide completar la Unión Bancaria para dar una respuesta ante el Covid-19

Comment Off

El Frob pide completar la Unión Bancaria para dar una respuesta ante el Covid-19

Jaime Ponce, el presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ha hecho un llamamiento para lograr completar la Unión Bancaria, y dar así una respuesta armonizada al reto del Covid-19.

Además, ha señalado que las autoridades de estabilidad financieras deberán gestionar la situación con “flexibilidad y prudencia”.

Así lo ha puesto de manifiesto en su mensaje institucional de presentación de la memoria de actividades del FROB en 2019, un ejercicio que continuó enmarcado en la contribución al Mecanismo Europeo de Resolución para fortalecer la resolubilidad de las entidades financieras en España y en la culminación de las tareas aún vivas del proceso de recapitalización bancaria, vinculadas al seguimiento de la participación del FROB en BFA-Bankia y Sareb.

El presidente del FROB ha valorado que el sector financiero afronta la crisis derivada del coronavirus en mejores condiciones que durante la de 2012 desde la perspectiva prudencial, con entidades “más y mejor capitalizadas”, desde el ámbito de la resolución, “con importantes mejoras en cuanto a la planificación y disponibilidad de instrumentos”, y desde una perspectiva institucional, con los sistemas europeos de supervisión (BCE) y de resolución (JUR) “en pleno funcionamiento dentro de la Unión Bancaria”.

Sin embargo, Ponce ha recordado que hay importantes elementos pendientes para la resolubilidad de los bancos europeos, como la ausencia de un sistema común de garantía de depósitos, la divergencia entre la normativa de ayudas de Estado y la de distribución de pérdidas en resolución o la falta de una normativa concursal armonizada que haga converger las diferentes respuestas europeas a la inviabilidad de los bancos.

En este sentido, el presidente del FROB ha considerado necesario remarcar la importancia de completar la Unión Bancaria para “desplegar respuestas armonizadas ante retos como los actuales”.

Asimismo, Ponce ha apuntado que, durante la emergencia sanitaria y la crisis económica derivada, las autoridades dedicadas a la estabilidad financiera “tendrán que repensar sus capacidades y herramientas para gestionar una situación de este tipo”, debiendo hacerlo “con flexibilidad y prudencia”.

En su opinión, el principal reto a partir de ahora será que las reglas que se diseñaron como consecuencia de la crisis anterior operen eficazmente contra dificultades que en buena medida son “inéditas”, por lo que la fortaleza institucional no dependerá exclusivamente de la capacidad de predecir todos los riesgos, sino también de la capacidad de adaptación a circunstancias sobrevenidas.

“Instituciones firmes en sus objetivos y flexibles en su actuación constituyen probablemente la mejor herramienta para gobernar lo que esté por llegar y, en ese sentido, España y la Unión Bancaria han aprendido y avanzado mucho en los últimos años”, ha destacado.

Sobre el autor

Artículos Relacionados