OCDE: España se desmarca de la desaceleración de las grandes economías

Comment Off

OCDE: España se desmarca de la desaceleración de las grandes economías

Según ha reflejado la OCDE, España ha logrado estabilizar su impulso de crecimiento, a pesar de que el ritmo de expansión de la mayoría de las principales economías mundiales continúa debilitándose.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ha advertido de la desaceleración observada en EEUU, Alemania y Reino Unido.

“En España, los signos de estabilización del impulso de crecimiento señalados en la anterior evaluación se han confirmado”, indicó a Europa Press un portavoz de la OCDE, después de que el índice compuesto de indicadores líderes (CLI) para España haya subido a 99,35 puntos desde los 99.34 del mes anterior, poniendo así fin a más de un año de deterioro del dato, utilizado para anticipar los puntos de inflexión de la tendencia de la actividad económica en una periodo de seis a nueve meses.

En la última actualización de sus perspectivas de crecimiento económico del pasado mes de marzo, la OCDE ya había destacado que España mantiene un crecimiento netamente positivo, subrayando que “está resistiendo la ‘tormenta’ mejor que Italia o Alemania”.

A nivel general, el dato compuesto de los indicadores líderes para el conjunto de las economías de la OCDE se situó en febrero en 99,10 puntos, un descenso de 0,08 puntos respecto de la lectura del mes anterior y compatible con una “pérdida del impulso de crecimiento”.

Por su parte, el dato de Francia apenas cedió 0,02 puntos, hasta los 99,06 enteros, ofreciendo “signos de estabilización del impulso de crecimiento”.

La tasa de inflación interanual de la OCDE se situó el pasado mes de febrero en el 2,1% la misma cifra que alcanzó el mes anterior, lo que vuelve a repetir como el dato más bajo registrado desde julio de 2017, según informó la institución.

La lectura de inflación refleja que los precios de la energía se mantuvieron estables en febrero, en comparación con el descenso del 0,1% registrado durante el mes de enero, mientras que los alimentos escalaron hasta el 2,3%, cuatro décimas más que en el primer mes del año.

De este modo, la tasa de inflación subyacente, que excluye del cálculo de su cálculo los precios de la energía o los alimentos por su mayor volatilidad, también se situó en el 2,1% durante el segundo mes de 2019, lo que se corresponde con una décima menos que durante el mes inmediatamente anterior.

Sobre el autor

Artículos Relacionados