La Comisión Europea firma acuerdos con Colombia, Chile y Brasil

Comment Off

La Comisión Europea firma acuerdos con Colombia, Chile y Brasil

La Comisión Europea (CE) ha firmado acuerdos de cooperación con Chile, Colombia y Brasil, para ahondar en materia de observación espacial y extender los beneficios del Programa Copérnico, según un despacho oficial.

El Programa Copérnico “provee un abanico de aplicaciones en el ámbito del monitoreo terrestre, oceánico y atmosférico, así como también en la predicción, gestión y mitigación de desastres naturales”, indicó la CE en un comunicado.

Con los acuerdos la Comisión Europea pretende otorgar acceso a los tres países latinoamericanos a datos del Programa Copérnico provistos por los satélites Sentinel, utilizando para ello conexiones de ancho de banda entre los centros de datos.

Los tres acuerdos de cooperación incluyen cláusulas de reciprocidad que benefician a las partes.

En el caso de Brasil, explicó la CE, “dicha cláusula de reciprocidad permitirá al programa Copérnico obtener un acceso completo, gratuito y abierto a los datos brasileños de observación de la Tierra”.

Asimismo, los acuerdos pretenden facilitar el compromiso del sector privado con el desarrollo de productos y de servicios.

También, los socios chilenos, colombianos y brasileños proveerán apoyo técnico al Programa Copérnico para la calibración y evaluación de los datos generados por los satélites Sentinel para América Latina, y para el desarrollo conjunto de nuevas aplicaciones.

El objetivo del proyecto Copérnico es mejorar la gestión del medio ambiente, mitigar los efectos del cambio climático y garantizar la seguridad ciudadana. Para ello, ofrece información actualizada, gratuita y en tiempo real de lo que ocurre en el mundo.

“El cambio climático es un problema global: por eso, los datos abarcan todo el planeta pero con un foco y una atención especial a las condiciones en Europa”, señala Juan Garcés, director del Departamento de Servicios de Copérnico.

La Unión Europea ya utiliza estos datos para gestionar y decidir sus propias políticas medioambientales. Del mismo modo, lo hacen autoridades públicas de ciudades de Inglaterra, Francia, Alemania o Noruega. Por ejemplo en enero en Oslo, tras analizar los datos de Copérnico, se prohibió circular temporalmente a los vehículos diésel para disminuir los niveles de óxido de nitrógeno y contener los picos de contaminación del aire. Las prohibiciones temporales de circulación de coches ya han sido aplicadas por otras grandes capitales como Ciudad de México, París o Madrid.

Sobre el autor

Artículos Relacionados