El Banco de España no considera al impuesto hipotecario como factor de riesgo

Comment Off

El Banco de España no considera al impuesto hipotecario como factor de riesgo

El Banco de España ha dejado de considerar el impuesto de las hipotecas como un “factor de riesgo”, después de que el Tribunal Supremo informará que la tasa de Actos Jurídicos Documentados (AJD) carga de nuevo al cliente y no a las entidades financieras, según señalaron fuentes oficiales de Banco de España. En los últimos 23 años, el cliente ha sido el que ha sufragado este impuesto.

Desde el supervisor se incide en que se ha regresado a la situación jurídica previa a la controvertida sentencia del 18 de octubre, en la que se cambió de criterio y se obligaba a pagar el AJD a los bancos. En este sentido, el Banco de España considera que cualquier cambio al respecto, como que esta tasa la tengan que abonar desde ahora las entidades, se analizará porque su impacto económico en el sector es “relevante”.

De cara a la reforma de la Ley Hipotecaria, que está en tramitación en el Parlamento, desde el Banco de España se ha advertido que cualquier modificación en el mercado hipotecario afecta a millones de personas y puede tener “consecuencias económicas” en el precio y la oferta de las hipotecas. La institución ve “relevante” el riesgo de litigios que puede afrontar la banca por otros asuntos relacionados con las hipotecas, como el IRPH, y trabaja en actualizar la metodología interna para incluir esta variante.

El Banco de España ha presentado el informe de estabilidad financiera correspondiente al mes de noviembre, con dos mensajes principales: vigila la creciente morosidad del crédito al consumo y pide a las entidades que refuercen su posición de capital ahora que mejoran sus resultados.

Desde hace seis meses el supervisor ha revisado el crédito al consumo y ha advertido sobre el crecimiento de la morosidad en este segmento. “Lo que crece muy deprisa más tarde o más temprano pueden acabar mal”, avisan fuentes del Banco de España.

El organismo detecta que la escasez de márgenes puede estar empujando a las entidades a asumir excesivos riesgos en el crédito al consumo. Este segmento ha ralentizado su crecimiento (se eleva a ritmos del 23% frente a más del 30% que venía haciéndolo), pero ha acelerado la morosidad, lo que implicará mayores provisiones.

En tasa interanual, la tasa de mora de este tipo de préstamos crecía al 8% en diciembre de 2017, pero en junio, el último dato disponible, sube casi un 23%. El cualquier caso, el Banco de España precisa que este segmento supone sólo un 5% del crédito total, con un riesgo vivo de unos 35.000 millones.

Sobre el autor

Artículos Relacionados