Fitch rebaja en tres escalones el rating de España y podría rebajar el de EE UU en 2013

No Comentado

fitch ratings

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha recortado en tres escalones el rating de España, desde ‘A’ a ‘BBB’ con perspectiva ‘negativa’. Por otro lado, ha advertido de que podría rebajar la máxima nota de solvencia de la deuda de EEUU.

Debido al coste fiscal que tendrá el proceso de recapitalización del sector bancario, a un empeoramiento de las perspectivas de la economía española y al incremento de la probabilidad de que España necesita ayuda financiera externa. Así, la calificación de la deuda a largo plazo de España se sitúa a solo dos escalones de la categoría de inversión denominada ‘bono basura‘. Fitch también ha recortado desde ‘F1’ a ‘F2’ el rating de la deuda a corto plazo.

La agencia recalca que la “dramática erosión” del rating y el perfil crediticio soberano de España en el último año refleja en parte los errores políticos a nivel europeo, que han empeorado los desafíos financieros y económicos a los que se enfrentaba España en su intento por reequilibrar y reestructurar su economía. En concreto, indica que la aceleración de la crisis de la eurozona en la segunda mitad del pasado año devolvió a la economía española a la recesión y elevó las dudas sobre la solvencia bancaria y soberana del país. Según el organismo de calificación, España ha sido “especialmente vulnerable” al empeoramiento de la crisis de la eurozona por su elevado nivel de deuda externa y por la “frágil confianza” en su capacidad para implementar la consolidación fiscal y la reestructuración bancaria de un modo ordenado.

Fitch prevé que la economía española se mantenga en recesión en lo que queda de año y en 2013, a diferencia de su anterior previsión en la que auguraba que la economía se beneficiaría de una suave recuperación el próximo año. En este sentido, señala que la reducida flexibilidad de financiación del Gobierno español limita su capacidad para intervenir de forma concluyente en la reestructuración del sector bancario y ha incrementado la posibilidad de que precise ayuda financiera externa.

Sin embargo, apunta que asegurar una financiación a bajo coste y de larga duración de sus socios europeos para socorrer a la reestructuración del sistema bancario español es coherente con el actual rating. “Si es efectivo para recuperar la confianza en el sector bancario y aliviar la carga fiscal de la reestructuración sería positivo para el rating”, añade.

La agencia, que hasta ahora preveía que la deuda alcanzar en 2013 un máximo de 82%, cree que en el escenario más adverso alcanzaría el 100% del PIB en 2014. Aun así, estima que la deuda se afiance y siga siendo sostenible, pese a que el alto nivel de endeudamiento ofrece escaso espacio fiscal para absorber futuros ‘shocks’.

Fitch cree que España mantendrá su acceso al mercado de financiación para objetivos fiscales, aunque será un “elevado coste”. Bajo su punto de vista, la resolución de la crisis bancaria, los progresos en reducir el déficit y las reformas estructurales en marcha, junto con medidas a nivel europeo, respaldarían una normalización de los costes de financiación y mejorarían la confianza en la sostenibilidad de la deuda.

Por otro lado Fitch ha informado de la posible situación de EEUU de cara al próximo año: “Estados Unidos es el único entre los cuatro mayores países con calificación AAA que no cuenta con un plan creíble de consolidación fiscal” y que además está previsto que incremente su ratio de deuda respecto al PIB a medio plazo, apuntó Ed Parker, analista de calificaciones soberanas de Fitch en una conferencia en Nueva York.

El pasado mes de noviembre Fitch revisó a ‘negativa’ desde ‘estable’ la perspectiva de crédito de EE UU después de que un comité del Congreso fracasara en llegar a un acuerdo para recortar en 1,2 billones de dólares (952.380 millones de euros) el déficit.

Habitualmente, un cambio en la perspectiva de ‘rating’ implica un margen de entre 12 a 18 meses para que se adopte una decisión sobre la calificación y supone que existe más de un 50% de oportunidades de una rebaja, o de una subida si la perspectiva fuera positiva.

“Estados Unidos es la única entre las cuatro mayores economías cuya deuda en relación al PIB se espera que crezca durante los cinco o seis próximos años”, apuntó Parker al referirse a la situación de EE UU, Reino Unido, Alemania y Francia.

En este sentido, el analista de Fitch consideró creíbles los planes de ajuste de Francia y Reino Unido, aunque advirtió de que el país británico podría ver amenazada su máxima calificación si registrase un acusado empeoramiento de la actividad económica.

Standard & Poor’s hizo historia en agosto de 2011 cuando decidió rebajar en un escalón el rating de EE UU, hasta AA+, asignándole una perspectiva ‘negativa’. Por su parte, Moody’s rebajo a ‘negativa’ la perspectiva de la nota Aaa de EE UU el pasado mes de noviembre.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter