La eurozona cumple los requisitos para acudir al MEDE

Comment Off

La eurozona cumple los requisitos para acudir al MEDE

La Comisión Europea ha concluido que todos los países de la eurozona, incluido España, cumplen los requisitos de elegibilidad para pedir un préstamo al fondo europeo de rescates, es decir, que la deuda pública de todos ellos es sostenible a pesar del incremento provocado por las medidas para mitigar el impacto de la pandemia de Covid-19.

Así consta en una serie de documentos publicados por el Ejecutivo comunitario de cara a la reunión del Eurogrupo de este viernes. En ella, los ministros de Finanzas del euro intentarán cerrar los detalles de los 240.000 millones del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que estarán disponibles a través de las líneas de crédito especiales vinculadas a la pandemia y que no tendrán más condiciones que asegurar que el dinero se destina a financiar costes sanitarios.

La conclusión principal de los informes es que el brote de Covid-19 “supone riesgos para la estabilidad financiera de la eurozona”, pero al mismo tiempo la situación económica de los países del euro es “fundamentalmente sólida”.

Así, el análisis de los servicios económicos de la Comisión concluye que las deudas públicas seguirán siendo “sostenibles” en todo el territorio de la moneda común durante el horizonte temporal analizado (diez años) y que las capitales “mantendrán el acceso a los mercados en términos razonables” a pesar del “importante incremento” de sus necesidades de financiación.

En el caso específico de España, y tras superar un ratio de deuda pública del 115% este año, Bruselas prevé que se reduzca “progresivamente” durante la próxima década y se sitúe entorno al 110% en 2030, apoyada por un “ajuste fiscal gradual” y unos tipos de interés “favorables”.

El informe reconoce que la trayectoria de la deuda española será “sensible” a otros ‘shocks’ económicos y en un escenario más pesimista llegaría al 120% al final de la década, pero también en “una senda descendente”.

También refleja una visión optimista sobre las necesidades brutas de financiación de España, que cifra en un 25% del PIB en este año y el siguiente, para luego disminuir hasta representar un 20% en 2030. En el escenario más adverso este indicador se situaría en un punto superior pero mantendría la tendencia a la baja.

Por otro lado, la Comisión Europea piensa que España seguirá teniendo acceso a los mercados de deuda en condiciones “favorables”. El documento apunta que el rendimiento de los bonos a diez años sigue “por debajo de los estándares históricos” y los programas de compras de deuda pública del BCE en el mercado secundario “contribuirán a estabilizar” los mercados de deuda en la eurozona.

Sobre el autor

Artículos Relacionados