El BCE solicita reformas estructurales a Chipre

No Comentado

 El BCE solicita reformas estructurales a Chipre

Jens Weidmann, presidente del Banco Central de Alemania y miembro ejecutivo del BCE, ha indicado en declaraciones a la cadena de radio Deutschlandfunk, que lo que realmente necesita Chipre no es dinero en efectivo, sino reformas estructurales a largo plazo.

No obstante, el Banco Central Europeo ha estimado que la solución aplicada en Chipre para reducir el tamaño de los bancos es válida, a pesar de las dificultades que ha atravesado el plan para rescatar la isla, que se encuentra “estabilizada”, según Weidmann, el cual ha afirmado también que no descarta que la isla necesite una inyección adicional de liquidez.

“Es importante aprender de Chipre la lección de que los bancos pueden reestructurarse a pesar de las dificultades con las que nos hemos encontrado a la hora de trazar el programa. Es una señal positiva, que debería contribuir a limitar la incertidumbre existente”, declaró.

La clave, según entiende Weidmann, es que “no siempre se pueden rescatar los bancos que se han encontrado con dificultades en lo que se refiere al dinero de los contribuyentes”. En realidad, según el presidente del Banco Central de Alemania, “se trata de reducir el tamaño de los bancos de forma que el sistema financiero no corra peligro”.

Wiedmann insistió en que el rescate de Chipre no supone en modo alguno una plantilla para el resto de la eurozona, e indicó que la respuesta se ha iniciado debido al gran tamaño de su sector financiero. No obstante, ha recalcado que es crucial que los responsables del estado actual de los bancos carguen con parte de la culpa.

“No es que carezcamos de liquidez en la eurozona, o que los bancos centrales no se hayan activado. Los problemas se refieren, en realidad, a una falta de competitividad en ciertos países y a algunas dudas sobre la sostenibilidad financiera. Hay que arreglar esto, y solo lo pueden hacer los gobiernos”, estimó.

“La gestión de la crisis”, añadió, “no es cuestión de meses”. “Me parece que es algo en lo que habrá de trabajar durante años, porque la recuperación de la competitividad y la consolidación de los presupuestos estatales suponen enormes y amplios desafíos que tardarán mucho tiempo en cumplirse”.

Weidmann apuntó asimismo dos problemas latentes: que la intención de llevar a cabo  nuevas reformas estructurales se está enfriando en los países europeos, y que Italia se enfrenta a una situación de falta de gobierno, con las incertidumbres económicas que esa circunstancia puede acarrear.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)