22.3 C
Madrid
jueves, julio 7, 2022
Inicio Economía y Finanzas España alcanza el 36% de mujeres directivas

España alcanza el 36% de mujeres directivas

España alcanza el 36% de mujeres directivas

España ha alcanzado por primera vez en su historia un porcentaje del 36% de los puestos directivos ocupados por mujeres, según refleja el informe ‘Women in Business’. El dato sitúa al país entre los diez mejores en igualdad de género en las cúpulas de dirección de las empresas.

La socia de Auditoría Grant Thornton, Isabel Perea, y la socia directora de Laboral de la entidad, Aurora Sanz, han presentado los resultados del informe de 2022, en un acto en Madrid realizado en colaboración con Europa Press y la Cámara de Comercio de Madrid.

«Tenemos razones para estar contentos», ha celebrado Sanz, ya que, de acuerdo con los datos del estudio, España se sitúa por encima de la UE (33%) y de la cifra global (32%), lo que marca un «precedente de progreso con nuevas políticas de diversidad de género».

El 36% registrado se produce tras dos años de estancamiento en el que el porcentaje de mujeres directivas se situaba en el 34% condicionado por los efectos de la pandemia.

No obstante, el impacto económico de esta ha producido también cambios como favorecer la flexibilidad y diversidad de empresas, lo que se refleja ahora en este «aumento de las mujeres en los puestos de dirección».

El informe, desarrollado a partir de 5.000 entrevistas y encuentras a altos ejecutivos de 29 mercados de todo el mundo, de empresas de 50 a 500 empleados, 400 de ellas en España, señala también un aumento en el porcentaje de compañías que cuentan con al menos una mujer en su cúpula directiva, hasta el 93% –seis puntos respecto a 2021 y por encima de la media europea y global–.

Por el contrario, advierte de que todavía un 7% de las medianas empresas no tienen a ninguna mujer en su dirección. «Esperamos que esta cifra vaya menguando a medida que las empresas entiendan que es hora de echar por tierra muchas estructuras tradicionales para dar paso a un clima más igualitario», ha manifestado Sanz al respecto.

Por otra parte, el informe aborda la medición de la igualdad salarial entre hombres y mujeres, que realizan el 61% de las empresas españolas, siendo la variable que más atienden. A ello, le sigue la medición de la percepción de los empleados en torno a la inclusión (39%), el porcentaje total de mujeres empleadas (37%), bienestar (36%), porcentaje de mujeres de las nuevas contrataciones (36%), el porcentaje de promociones femeninas (35%) o el porcentaje de mujeres empleadas en la Alta Dirección (34%).

En cuanto a las comunidades autónomas, la mayoría mejora su porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección, con Madrid manteniéndose como la región que lidera esta clasificación, con un 39% de presencia femenina, misma cifra que registró el año pasado.

A la Comunidad de Madrid le siguen Galicia (36%), Andalucía (34%), Cataluña (32%) –es la única autonomía que decrece–, Valencia (29%) y País Vasco (26%).

Por áreas dentro de la empresa, Dirección Financiera y Dirección de Recursos Humanos vuelven a ser las dos con más mujeres, mientras la novedad se produce en la desbancada de la primera, con un 33%, sobre la segunda, con un 32%, que tradicionalmente ha liderado la clasificación.

Según Perea, este cambio es importante, ya que «que la mujer lidere puestos relacionados con la estrategia financiera de nuestras compañías le pone en una posición de ventaja hacia puestos más relevantes, como el de CEO».

El resto de funciones directivas más usuales para la mujer en España son la Dirección de Operaciones (27%), Dirección de Marketing (26%), CEO/Dirección General (25%), Dirección IT (12%) y, con menos de 1 de cada 10 mujeres, repiten en las últimas posiciones Dirección de Ventas (13%), Controller Corporativo (6%) y Socio (6%).

Asimismo, el 54% de los empresarios cree que la retención del talento es la principal razón para impulsar políticas de inclusión en las plantillas, ante la escasez de personal cualificado.

Por otro lado, el informe incide en los beneficios aportados por los nuevos modelos de trabajo derivado de la pandemia, como culturas corporativas y planes de diversidad e igualdad que, según los expertos, se mantendrán a partir de ahora en las compañías.

Una mayor flexibilidad del empleado o la normalización del teletrabajo han sido algunos factores que han dibujado un entorno empresarial «más abierto e inclusivo». En este contexto, 4 de cada 10 directivos españoles consideran que las nuevas prácticas de trabajo han beneficiado a las mujeres, frente al 24% que considera lo contrario –en la media europea y a nivel global, los índices son superiores, con un 45% y 62%, respectivamente–.

El informe ‘Women in Businees’ señala también que más de la mitad de los empresarios, el 65%, ve estos nuevos modelos como punto de creación de un entorno más inclusivo para el talento femenino. Por otra parte, el 70% de los directivos españoles cree que las nuevas prácticas laborales beneficiarán a largo plazo las trayectorias profesionales de las mujeres, frente al 52% que considera que «no está claro» el efecto que tendrán.

El informe apunta asimismo a otro efecto beneficioso de estas nuevas prácticas laborales, al verse como «más beneficiosas» para la atracción del talento, en una situación en la que el 44% de la empresa mid-market de España ve la falta de personal cualificado como uno de los principales obstáculos para el impulso del negocio, según indica el Pulso de la Mediana Empresa de Grant Thornton.

Últimas Noticias

- Advertisement -

Contenido Relacionado

- Advertisement -