El BCE no cambiará los tipos de interés

No Comentado

 El BCE no cambiará los tipos de interés

El Banco Central Europeo (BCE) ha tomado la decisión de no cambiar los tipos de interés de la zona euro, que se sitúan en un 0,75%, el mínimo histórico, si bien Mario Draghi ha admitido que se discutió la posibilidad de rebajarlos ante las malas perspectivas económicas.

“Hemos discutido esa posibilidad (de rebajar los tipos), aunque el consenso mayoritario que prevaleció fue mantenerlos”, indicó el banquero italiano en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, donde, sin embargo, quiso recordar que esta falta de unanimidad “no supone un compromiso para una futura bajada de tipos”.

No obstante, el presidente del BCE subrayó que la institución está preparada para “mantener su política acomodaticia con adjudicación plena de fondos a tipo fijo durante el tiempo que sea necesario”.

Asimismo, el banquero italiano reconoció que los miembros del Consejo de Gobierno del BCE han tomado en consideración la posibilidad de rebajar a terreno negativo el tipo de interés que la entidad abona por los depósitos de la banca, aunque admitió que esta medida “podría acarrear consecuencias imprevistas”.

Por otro lado, el presidente del BCE destacó la mejoría registrada en las condiciones de los mercados financieros, tal y como constata la devolución por parte de las entidades de la eurozona de 224.000 millones del billón de euros recibido en las subastas de liquidez a tres años celebradas en diciembre de 2011 y febrero de 2012.

No obstante, Draghi subrayó que el banco central vigilará estrechamente la evolución de las condiciones en los mercados monetarios y su potencial impacto en la política monetaria, así como el funcionamiento y transmisión de la misma a la economía.

A este respecto, el banquero italiano reconoció la persistencia de fragmentación en los mercados de la zona euro, aunque apreció una mejora en la situación.

“La fragmentación no está empeorando, está mejorando, reduciéndose”, señaló Draghi, quien apuntó que el BCE puede hacer poco más, ya que la institución “no se dedica a sanear los balances de los bancos”.

Por otra parte, el presidente del BCE hizo públicas las nuevas previsiones de la entidad, que ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para este año y el próximo ante un impacto negativo mayor de lo esperado de la caída de la actividad observada a finales de 2012.

En concreto, el instituto emisor contempla para 2013 un rango de caída de la actividad de entre el -0,9% y el -0,1%, por debajo de la anterior horquilla que apuntaba a una caída de la actividad del -0,9% ó un crecimiento del 0,3%.

Asimismo, de cara a 2014, el BCE maneja un rango de crecimiento del PIB de la eurozona de entre el 0% y el 2%, algo peor que el anterior escenario de entre el 0,2% y el 2,2%.

En este sentido, el banquero italiano indicó que este empeoramiento de las previsiones se debe en parte al efecto negativo mayor de lo previsto anteriormente de la caída de la actividad observada en la parte final del año pasado.

“Continuamos viendo riesgos a la baja en 2013 relacionados con la posibilidad de una mayor debilidad de la prevista de la demanda doméstica y de las exportaciones o en la aplicación de las reformas, lo que retrasaría la recuperación”, dijo Draghi.

Por otro lado, el BCE ha revisado también a la baja sus pronósticos de inflación para 2013 y 2014. Así, la entidad calcula que los precios subirán este año entre un 1,2% y un 2%, mientras que en 2014 lo harían entre un 0,6% y un 2%.

En este sentido, el presidente del BCE subrayó que las expectativas de inflación “se encuentran firmemente ancladas” en el horizonte relevante, lo que permite a la entidad “mantener su política acomodaticia”.

Por otro lado, Draghi expresó su preocupación por la “tragedia” que representan los elevados niveles de desempleo registrados en algunos países de la zona euro, especialmente en el caso de los jóvenes, algo que achacó a las legislaciones laborales de estos países.

“El desempleo es una tragedia y el desempleo de los jóvenes es una tragedia aún mayor”, afirmó el presidente del BCE, quien consideró que esta mayor incidencia del paro en la juventud de algunos países puede deberse a que la legislación laboral de estos “carga toda la flexibilidad laboral sobre los jóvenes”.

En este sentido, el banquero italiano volvió a recordar a los gobiernos de la eurozona la necesidad de perseverar en las reformas estructurales, porque el BCE no puede actuar sobre estas cuestiones o sobre el saneamiento de los bancos.

Respecto al impacto del resultado de las recientes elecciones generales en Italia, el presidente del BCE señaló que la confianza de los mercados, “después de la excitación inmediatamente posterior”, ha regresado a niveles similares a antes de los comicios.

Draghi afirmó que “Los mercados entienden que vivimos en democracias”, aunque también recordó que Italia debe continuar realizando reformas, pues es la única forma posible de volver a una situación de crecimiento económico.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)