Francia recorta sus previsiones sobre el déficit

No Comentado

Francia recorta sus previsiones sobre el déficit

Francia ha recortado esta semana sus previsiones sobre el déficit público para 2015. Michel Sapin, el ministro francés de Finanzas, anunció que se situará en el 4,1% del Producto Interior Bruto (PIB) galo, frente al 4,3% estimado anteriormente.

Sapin, en conferencia de prensa, subrayó que esa revisión se hace “sin cambios en la política económica”, es decir, sin recortar el gasto más allá de los 21.000 millones de euros que se habían programado, sino por una serie de elementos conocidos recientemente.

La disminución del déficit deriva de los “3.600 millones de euros de mejora” que vienen esencialmente por “nuevas informaciones sobre los ingresos y los gastos” (1.600 millones), “la lucha contra el fraude y la optimización fiscal” (800 millones) y otras medidas fiscales (subidas de algunas tasas, reducción de exenciones) integradas en el presupuesto (1.200 millones).

El titular de Finanzas, que confirmó la previsión de déficit del 4,4% para 2014, insistió en que la corrección a la baja ahora comunicada del de 2015 tendrá impacto en los ejercicios siguientes y eso permitirá a Francia “estar por debajo, y bien por debajo, del 3% (del PIB) en 2017”.

Aunque no quiso cifrar ese impacto para 2016 y 2017, por considerar que es demasiado prematuro, estimó que teniendo en cuenta que la corrección del déficit ha sido de dos décimas de PIB para 2015, para los dos ejercicios siguientes debería ser “del mismo orden”.

Un mensaje en dirección de Bruselas, que el mes pasado decidió mantener en observación el caso francés hasta la primavera por las dudas que hay sobre el cumplimiento de sus objetivos de reducir los números rojos en sus cuentas públicas.

“La Comisión Europea -recordó el ministro francés- ha decidido darse tiempo” hasta marzo “para poder disponer de informaciones ciertas que le permitan tener un juicio” sobre 2014 y 2015, y lo que se anuncia hoy “forma parte de lo que Bruselas quería tener”.

Preguntado sobre si excluye nuevos recortes del gasto para ajustarse a las demandas de Bruselas, respondió que el Ejecutivo comunitario en sus estimaciones sobre el déficit francés no había integrado los elementos que él aporta ahora, que “permitirán constatar que Francia está en línea con sus compromisos y que los respetará en 2015”.

Sapin, que reiteró sus expectativas de que la economía francesa crecerá un 1% en 2015, después del 0,4% en 2014, aseguró que su Ejecutivo no volverá a incrementar los impuestos de aquí a las elecciones de 2017.

Justificó las alzas fiscales, por un monto total de 33.400 millones decididas en 2012 y 2013 (los primeros dos años del mandato del presidente socialista, François Hollande) por la situación del país que habían heredado del anterior jefe del Estado, Nicolas Sarkozy.

Pero puso el acento en que ahora “hemos entrado en una nueva fase” y “no habrá ninguna subida fiscal decidida por el Gobierno a partir de 2015”, de forma que las únicas contribuciones que aumentarán vendrán por las decisiones ya tomadas que están en el presupuesto del próximo ejercicio.

“No propondremos nuevas subidas de impuestos ni en 2015, ni en 2016 ni en 2017”, señaló.

Sapin certificó que el presupuesto del año próximo contempla la cesión de participaciones del Estado en empresas por valor de 4.000 millones de euros que “se dedicarán a la reducción de la deuda”.

El ministro de Finanzas de Francia hizo referencia asimismo de la decisión conjunta de los ministros de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, y de Italia, Carlo Padovan, para solicitar a la Comisión Europea (CE) una normativa que permita “la aplicación en Europa de forma uniforme de los dispositivos contra la optimización fiscal”, fijados en la cumbre del G20 de Brisbane.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)