El sector industrial chino, en expansión

No Comentado

 El sector industrial chino, en expansión

El sector industrial chino se ha expandido al ritmo más rápido en más de un año, gracias al incremento de los pedidos, lo que apunta a que la crisis económica ha terminado para el país asiático, que ocupa el segundo lugar en la economía mundial.

El índice de gerentes de compras (PMI, en sus siglas inglesas) publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas subió al nivel de los 51,0 puntos en agosto desde los 50,3 puntos alcanzados en julio, el mayor nivel desde abril. El dato también mejora las expectativas de los analistas, que esperaban un avance hasta los 50,6 puntos.

Pekín ha redoblado sus esfuerzos por impedir una fuerte desaceleración económica a través de la aceleración de las inversiones en vías férreas y construcciones de viviendas públicas, además de la introducción de una serie de medidas para ayudar a las compañías más pequeñas, que podrían sostener la reactivación de la demanda interna en los próximos meses. “Estamos viendo señales más claras de una mejoría de las condiciones económicas”, comenta Haibin Zhu, economista jefe para China de JP Morgan en Hong Kong.

Como uno de los primeros grandes indicadores que miden el impulso económico, la mejor lectura podría ser un buen augurio para otros datos de agosto, confirmando aún más una tendencia de estabilización en la economía. El sondeo oficial del PMI mostró una recuperación en todos los sectores y subíndices, desde nuevos pedidos y cantidad de compras a precios de insumos y empleo, apuntando a un paisaje positivo para el vasto sector fabril.

“La cifra del PMI mostró una evidente recuperación en agosto, lo que sugiere que la economía se está estabilizando más”, ha señalado Zhang Liqun, economista del Centro de Investigación y Desarrollo. “La mejoría en todos los subíndices también mostró que las expectativas del mercado están aumentando y que las compañías se están adaptando al cambiante ambiente empresarial”, agregó. El subíndice que mide los nuevos pedidos subió a 52,4 puntos en agosto desde los 50,6 de julio, indicando una mayor demanda por bienes chinos. Los pedidos de exportaciones volvieron a territorio expansivo, pues subieron a 50,2 puntos desde 49,0 en julio, lo que sugiere que la demanda externa también crece.

Los funcionarios chinos son optimistas respecto al panorama para el crecimiento y han dicho que existen claras señales de estabilización que emergen de la economía y que la meta anual de un producto interno bruto (PIB) de un 7,5% es alcanzable. El viceministro de Finanzas, Zhu Guangyao, afirmó el martes pasado que no hay necesidad de recurrir a estímulos del Gobierno y que el crecimiento puede ser respaldado a través de ajustes estructurales.

Pese al incremento en la actividad manufacturera, los analistas advirtieron que un fuerte repunte en la economía parece improbable, debido a que la mayoría de las firmas chinas aún enfrentan costos de financiamiento relativamente altos, en parte debido a la campaña de Pekín por reducir la actividad de la banca clandestina. El futuro incierto de las exportaciones y un yuan fuerte también son factores de riesgo.

La economía de China se ha desacelerado en nueve de los últimos 10 trimestres, con el crecimiento del PIB bajando a un 7,5% en el segundo trimestre desde un 7,7% en los tres meses previos.

El Gobierno chino ha señalado que aceptará un crecimiento más lento mientras adopta medidas para cambiar el modelo económico del país, desde su dependencia del sector de la construcción y de las exportaciones financiadas con deuda, a centrarse en mayor medida en el consumo interno.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)