El Banco de España apuesta por más flexibilidad para mejorar la empleabilidad de los mayores

Comment Off

El Banco de España apuesta por más flexibilidad para mejorar la empleabilidad de los mayores

El Banco de España aboga por incorporar esquemas de flexibilidad interna en las empresas que favorezcan “ajustes de las condiciones laborales” para determinados colectivos de mayores.

También apuesta por un aumento de la formación continua para controlar la caída de la productividad y mejorar la empleabilidad de los mayores ante la dificultad de cambio de tareas y puestos con elevada intensidad física, como agricultura, comercio, hostelería o servicio doméstico.

Esta información se desprende de un artículo analítico elaborado por el organismo supervisor sobre ‘envejecimiento, productividad y situación laboral’, en la que analiza cómo varían la participación laboral y el tipo de trabajo realizado con la edad.

Utilizando datos del ‘Programme for the International Assesment of Adult Competencies’ (PIAAC), de la OCDE, se constata que, al envejecer, se van deteriorando en las personas ciertas habilidades relacionadas con la capacidad para realizar trabajo físico, la comprensión lectora y numérica o el uso de nuevas tecnologías.

En cambio, la experiencia laboral parece favorecer, en mayor grado, el desarrollo de tareas relacionadas con la habilidad de organización, revisión del trabajo ajeno y planificación, por lo que los trabajadores en edades cercanas a la jubilación estarían más capacitados para proseguir sus vidas laborales en puestos que requieran un mayor uso de estas habilidades.

Para el Banco de España el cambio en las habilidades de las personas con la edad sugiere la conveniencia de “poder reasignar las tareas de los trabajadores para que puedan seguir manteniendo una carrera laboral productiva”. Independientemente del sector en el que se desarrolle su trabajo, para poder llevar a cabo este cambio de tareas dentro de la misma empresa ve necesario “un mayor grado de especialización de los cometidos que realiza cada trabajador”, algo que es más sencillo de llevar a cabo en empresas de más tamaño.

El organismo advierte de que la dificultad de cambio de tareas es “especialmente relevante” en una economía como la española, que presenta un alto porcentaje de empresas pequeñas, con especialización en determinados servicios con elevada intensidad física, como la agricultura, el comercio, la hostelería o el servicio doméstico.

Ante estas circunstancias aboga por incorporar “esquemas de flexibilidad interna en la empresa que favorezcan ajustes de las condiciones laborales para determinados colectivos mayores, como salariales, horarias o de jornada”, así como explorar explorar posibles cambios en los esquemas de jubilación para incorporar determinadas especificidades relativas a las habilidades requeridas en distintos sectores y ocupaciones.

Sobre el autor

Artículos Relacionados