Moody’s sube calificación de bonos mexicanos

No Comentado

Moody’s, una de las calificadoras de riesgo más reconocidas a nivel mundial, ha elevado la calificación para los bonos soberanos pertenecientes a los Estados Unidos Mexicanos, pasando de una calificación inicial de Baa1 para escalar a la A3, indicativo de tener una perspectiva estable.

Este aumento en la calificación de los bonos Mexicanos está fundamentado en las reformas estructurales aprobadas el año pasado en México. Ha sido estimado que estas reformas “deben elevar el crecimiento potencial del país, además de reforzar la posición fiscal del gobierno en el mediano plazo”.

Al comparar estas buenas noticias para la calificación de riesgo de los bonos soberanos de México con las malas perspectivas de los bonos soberanos de Venezuela, es importante recordar que en 2012 ambos países tenían una perspectiva similar de estabilidad en sus bonos soberanos, sin embargo, mientras México logra elevar su calificación a la A3 categoría en la cual se recomienda invertir en los bonos, Venezuela fue degradada a la categoría Caa1 con una perspectiva negativa ante el notorio incremento del riesgo y se desaconseja invertir en sus bonos.

La diferencia entre el camino seguido por ambas naciones radica básicamente en las reformas económicas impulsadas por sus gobiernos, en el caso Mexicano Moody’s explica que “después de múltiples intentos fallidos a lo largo de 20 años por tres gobiernos anteriores, la reciente aprobación de un paquete de reformas puso de manifiesto voluntad y capacidad política, dando lugar a cambios que, en ciertas instancias, rebasaron las expectativas iniciales”.

Lo ocurrido indica que ha sido vencida la resistencia inicial por parte de sectores mexicanos que pueden ser afectados con estos cambios y que existe suficiente consenso político para alcanzar acuerdos y lograr cambios para remover obstáculos que habían restringido su calificación soberana.

En Venezuela ocurre todo lo contrario. La calificadora asegura que los “desequilibrios macroeconómicos cada vez más insostenibles y el notorio incremento en el riesgo de que ocurra un colapso económico y financiero” los llevó a tomar la decisión de bajar la deuda soberana en diciembre de 2013 y aún no han percibido ningún cambio al respecto como para reconsiderar su calificación hasta la fecha.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)