La CE dará un primer paso hacia la “unión bancaria”

No Comentado

Bruselas

La Comisión Europea presentará hoy sus propuestas sobre cómo liquidar las entidades bancarias con problemas, de manera que sean tanto los accionistas y acreedores, y no los contribuyentes, los que paguen la factura en caso de quiebra.

Se trata de impedir que sean los gobiernos los que vuelvan a inyectar millones de euros de dinero público para salvar a la banca.

Bruselas quiere crear una red europea con fondos de resolución de cada Estado miembro -lo que en el caso de España corresponderían al fondo de garantía de depósitos-, pero asignará la mutualización de los fondos para los bancos transfronterizos con el objetivo de repartir la carga y exigirá a los fondos nacionales a prestarse entre sí. Estos fondos estarían financiados previamente con contribuciones de las mismas entidades y se emplearían en última instancia.

Diversas fuentes comunitarias han manifestado que: “A corto plazo tienen que crearse fondos nacionales con la mutualización de aquellos fondos que aborden los bancos transfronterizos y la obligatoriedad de prestarse entre los fondos. De manera que es el embrión de un mecanismo de financiación europeo”. “En los últimos días a habido mucha discusión -y seguiremos discutiendo- sobre la creación de fondo supranacional de resolución, que quizá aborde la financiación de la reestructuración de los bancos de manera general”.

El marco de gestión de crisis que presenta Bruselas es uno de los tres pilares que el Ejecutivo comunitario y el Banco Central Europeo (BCE) han propuesto para crear una “unión bancaria”, cuyo objetivo es aplacar la crisis de deuda y los problemas bancarios, especialmente en España. Las otras dos ideas, que se discutirán en la cumbre de líderes europeos del 28 y 29 de junio, son un sistema europeo de garantía de depósitos y una mayor coordinación de la supervisión.

Por otro lado, el BCE ya ha avisado que no es suficiente poner en marcha una red europea de mecanismos de resolución, sino que habría que fusionarlos y crear un fondo único de liquidación para las distintas entidades sistémicas. Así se lograría desconectar a los bancos de la deuda pública y se permitiría un reparto de la factura entre los Estados miembros más viable, en caso de quiebra.

Esta nueva gestión de crisis bancarias de la UE incluirá un conjunto completo de medidas que se irán extendiendo en la medida que lo requiera la gravedad de las circunstancias. Con carácter preventivo, el Ejecutivo comunitario quiere que los bancos, elaboren ‘testamentos vitales’ en los que se detalle cómo realizar una liquidación rápida y ordenada de la institución en caso de dificultades.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter