El interés de la deuda griega cae a mínimos de 2006

Comment Off

El interés de la deuda griega cae a mínimos de 2006

La rentabilidad exigida en el mercado secundario de deuda a los bonos soberanos de Grecia con vencimiento a diez años bajaba este lunes hasta su nivel más bajo desde principios de 2006, después de que la agencia de calificación Moody’s haya elevado el rating del país heleno a ‘B1’ desde ‘B3’, tras lo que el Tesoro griego ha dado mandato para realizar una emisión de bonos a diez años.

En concreto, el interés del bono griego a diez años, que amanecía este lunes en el 3,649%, llegaba a relajarse hasta el 3,601%, un nivel que no se había visto desde 2006, antes de los rescates del país heleno.

De hecho, la rentabilidad exigida al bono de Grecia a diez años, que concluyó 2018 en el 4,382%, se mantiene ahora en niveles semejantes a los fijados para Italia el pasado mes de noviembre.

En los peores momentos de la crisis en 2012, cuando llegó a cuestionarse la pertenencia de Grecia al euro, la rentabilidad de los bonos griegos a diez años llegó a dispararse por encima del 41%.

El pasado viernes, la agencia Moody’s mejoró el rating soberano de Grecia a ‘B1’ desde ‘B3’, mejorando además la perspectiva a positiva desde estable, lo que deja abierta la posibilidad de volver a subir la nota griega en los próximos meses.

En su análisis, la calificadora de riesgos destacó la firmeza en la implementación del plan de reformas, que han empezado a dar fruto, así como la mejora “material” apreciada en la sostenibilidad de la deuda a medio plazo gracias a las medidas de alivio aplicadas y el éxito a la hora de reestablecer el acceso a la financiación de los mercados.

En este sentido, Atenas ha dado mandato a media docena de bancos internacionales para llevar a cabo de manera inminente una emisión de deuda a diez años, que sería la segunda vez que Grecia se financia en los mercados de capitales desde su salida del rescate el pasado mes de agosto.

Según el diario griego ‘Khatimerini’, las entidades que actuarían como coordinadores de la oferta serían BNP Paribas, Citi, Credit Suisse, Goldman Sachs, HSBC y JP Morgan.

El pasado mes de enero, Grecia levantó en su primera cita con los inversores desde el final de su tercer rescate en agosto de 2018 un total de 2.500 millones de euros en bonos con vencimiento a cinco años.

La demanda de papel superó entonces los 10.000 millones de euros y la rentabilidad del bono quedó fijada en el 3,6%, por debajo de la horquilla inicialmente estimada de entre el 3,75% y el 3,875%. Por su parte, el cupón del bono se estableció en el 3,45%.

Grecia emergió “con éxito” el 20 de agosto de 2018 del último programa de asistencia financiera de tres años pactado entre Atenas y sus acreedores internacionales en 2015, tras recibir 61.900 millones de euros en tres años para financiar el ajuste macroeconómico y la recapitalización bancaria en el país.

Grecia también recibió préstamos por valor de 141.800 millones de euros del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera entre 2012 y 2015, por lo que el importe total desembolsado por ambos fondos de rescate ascendió a 203.770 millones de euros.

Sobre el autor

Artículos Relacionados