3.5 C
Madrid
viernes, enero 27, 2023
Inicio Economía y Finanzas España avanza en competitividad

España avanza en competitividad

 España avanza en competitividad

España ha avanzado una posición en el ranking mundial de competitividad elaborado por el Foro Económico Mundial (FEM), situándose en el puesto 35, fundamentalmente gracias a sus infraestructuras, uso de nuevas tecnologías y formación, y a pesar de los malos resultados en otros aspectos, como el déficit y la financiación a las empresas.

De este modo, España se sitúa al nivel de economías como Chile (34º), Omán (33º) o Kuwait (36º), mientras que aparece como el décimo país más competitivo de la zona euro, sólo por delante de Malta (41º), Italia (49º), Portugal (51º), Chipre (58º), Eslovenia (62º), Eslovaquia (78º) y Grecia (91º).

No obstante, con una puntuación total de 4,57 puntos, España aún sigue lejos de los países líderes mundiales en competitividad, que vuelven a ser Suiza (5,67 puntos) y Singapur (5,61), por delante de Finlandia (5,54), Alemania (5,51) y EEUU (5,48).

Los autores del informe destacan que España cimenta su competitividad en unas infraestructuras «de primer nivel», que obtienen la sexta mejor valoración de los 148 países examinados, así como en el uso de nuevas tecnologías de la información (23ª) y, a pesar del elevado nivel de paro, en una fuerza de trabajo bien formada gracias a la elevada incidencia de la educación terciaria (8ª).

En este sentido, el FEM destaca que España «ha comenzado a hacer frente a algunos de sus desafíos más acuciantes», incluyendo profundos recortes presupuestarios que «ayudarán a mejorar su todavía débil situación macroeconómica» y reformas estructurales, como las del mercado laboral y el sector financiero, aunque señala que el efecto completo de muchas de estas medidas sólo será apreciable a medio plazo.

«Como resultado de estas y otras medidas a nivel europeo, el país ha obtenido acceso a los mercados internacionales de financiación a un coste más accesible que el que tenía cuando se realizó la anterior edición del informe», apunta el FEM, que, sin embargo, subraya que esta mejora «no se ha traducido en una mejoría en el acceso a financiación de las empresas».

De hecho, el acceso a la financiación aparece como el mayor problema a la hora de hacer negocios en España (27,7%), seguido por la ineficiencia de la burocracia pública (17,6%), una restrictiva regulación laboral (14%) y los impuestos (10,5%).

Entre la multitud de factores examinados por los autores del informe, España obtiene sus peores calificaciones en cuestiones macroeconómicas como el déficit presupuestario (145º entre 148 países analizados) y deuda pública (132º).

En relación al sector financiero, el informe sitúa a España en el puesto 138 en cuanto a facilidad para obtener un crédito, mientras que la solidez de la banca ocupa la posición 127.

Asimismo, la eficiencia del mercado laboral español es puesta en cuestión, puesto que España no logra entrar entre los 100 primeros clasificados en numerosas variables, incluyendo la flexibilidad salarial (131º), salarios y productividad (132º), contratación y despido (123º).

Por último, otro de los aspectos peor valorados en el FEM es la eficiencia del mercado: España se sitúa en la posición 121 en porcentaje de importaciones respecto al PIB, y el 116 en cantidad de trámites burocráticos requeridos para iniciar un negocio.

Últimas Noticias

- Advertisement -

Contenido Relacionado

- Advertisement -